Podcasts de historia

¿El gobierno de Estados Unidos no pagó a los Cherokee por sus tierras en Georgia?

¿El gobierno de Estados Unidos no pagó a los Cherokee por sus tierras en Georgia?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Según el Tratado de Nueva Echota, ratificado por el Senado de los Estados Unidos en 1836, se suponía que el gobierno de los Estados Unidos pagaría a la Nación Cherokee $ 5 millones por sus tierras en Georgia y sus alrededores. A cambio, los Cherokee dejarían esa región y se asentarían al otro lado del Mississippi.

¿El gobierno realmente pagó los $ 5 millones?

Sé que hubo una división entre los Cherokee sobre si aceptar el tratado o no, y la mayoría de ellos eligieron permanecer en su tierra y luego ser expulsados ​​por la fuerza (que es una triste historia diferente). Pero la remoción del Cherokee se realizó bajo los auspicios del Tratado de Nueva Echota, entonces, ¿se realizó el pago requerido por el tratado?


Sí, se pagó hasta cierto punto. El problema fue que se pagó lentamente debido a la pereza burocrática (posiblemente intencional) y en algunos casos fueron desviados por agentes del gobierno y líderes tribales. Se emitieron comprobantes de pago y se mantuvieron libros de contabilidad de estos desembolsos; sin embargo, estos registros suelen estar incompletos y probablemente inexactos.

Puede encontrar más información en estos enlaces ...


Un punto interesante del que he escuchado es que cuando los estados del sur se separaron de los EE. UU. Y formaron los Estados Confederados de América, la nación Cherokee (y otras naciones indias) se enfrentaron a la cuestión de de qué lado se alinearían. . Su sentimiento estaba con los estados del sur, ya que es de donde venían, básicamente donde estaban ubicados entonces (en el territorio de Oklahoma), y donde muchos tenían conexiones familiares. Un punto de conflicto en particular en su elección fue que el gobierno de los EE. UU. Todavía les debía una cantidad considerable de dinero del Tratado de Nueva Echota, y podrían poner en peligro la recepción del pago al alinearse con la C.S.A. Al final, eligieron alinearse con la C.S.A., e incluso proporcionaron tropas. De hecho, el último general confederado en entregar sus tropas no fue otro que Stand Watie, uno de los firmantes del Tratado de Nueva Echota.

Siempre he tenido interés en profundizar en este asunto general ... que es lo que me llevó a una búsqueda en línea, hoy, y me llevó a esta página. :-)


Decisión de la Corte Suprema Trail of Tears

A principios de la década de 1830, la Corte Suprema de los Estados Unidos tenía que tomar dos decisiones importantes y, junto con las acciones del presidente Jackson, se decidió el destino de la nación Cherokee. La nación Cherokee contra Georgia fue un caso en el que Georgia aprobó una ley sobre la apropiación de las tierras de los nativos americanos. Worcester contra Georgia fue un caso en el que la Corte Suprema decidió que el estado de Georgia no puede exigir una licencia para que las personas vivan en tierras Cherokee. Andrew Jackson decidió ignorar la decisión de la Corte Suprema en Worcester v. Georgia que provocó un rastro de lágrimas.

La Corte Suprema no tomó la decisión correcta porque decidió que no querían involucrarse en el asunto entre Georgia y Cherokee Nation. La razón por la que creí que la Corte Suprema no tomó la decisión correcta es que la Corte Suprema más tarde cambió de opinión. La Corte Suprema decidió dejar que la Nación Cherokee y el Estado de Georgia resolvieran la disputa de tierras entre ellos. Esto es importante porque indica una posición objetiva y justa de la Corte Suprema de los Estados Unidos, aunque la corte suprema probablemente favoreció a los nativos americanos. En Worcester v Georgia, la corte suprema decide que el estado de Georgia no puede promulgar leyes con respecto a la Nación Cherokee, que es diferente de lo que decidieron en los casos de la Nación Cherokee v Georgia. La Corte Suprema dictaminó que solo el gobierno de Estados Unidos puede negociar con la Nación Cherokee. La corte suprema tomó la decisión correcta en Worcester v Georgia porque la corte suprema reconoció que los nativos americanos eran un pueblo oprimido.

Debido a la postura de la Corte Suprema, el presidente Andrew Jackson decidió ignorar el fallo y, en cambio, decidió ir con la suposición de que el público aceptaría su decisión basándose en su reputación como héroe de guerra. En Marbury v Madison, la Corte Suprema estableció la idea de revisión judicial, lo que significa que la Corte Suprema decide si una ley es legal o ilegal. La decisión de Jackson es más importante y poco ética: ¿cómo puede un presidente esperar que los ciudadanos acaten la ley de los Estados Unidos cuando él mismo no lo hace? Lo que hizo Andrew Jackson al ignorar el fallo es que violó el sistema de controles y equilibrios.

No hay garantía de que si el presidente Jackson hubiera hecho cumplir la decisión, el rastro de lágrimas no hubiera sucedido. El resultado histórico revisado que involucra a Andrew Jackson haciendo cumplir la ley habría dado como resultado que Samuel Austin Worcester no fuera encarcelado y que los nativos americanos no tuvieran que mudarse de su tierra. Además, Austin Worcester no tendría que obtener una licencia para vivir en la tierra india en esta realidad alternativa. Si los misioneros cristianos estuvieran viviendo con la nación cherokee, es posible que el estado de Georgia hubiera sido menos propenso a violar los derechos de los misioneros. Sin embargo, el desacuerdo de Andrew Jackson con la corte suprema finalmente llevó al gobierno de Georgia a sacar a los nativos americanos de su tierra. Esto llevó al rastro de lágrimas.

En mi opinión, la corte suprema debería haber fallado en contra del estado de Georgia en el caso de la nación Cherokee contra Georgia; en última instancia, fue la decisión que tomó la corte en Worcester contra Georgia. La decisión habría hecho inconstitucional la ley de Georgia para eliminar a la nación Cherokee. Sin embargo, lo más probable es que Andrew Jackson todavía no hubiera hecho cumplir esa decisión para permitir que el estado de Georgia elimine la nación Cherokee. Debido a que Andrew Jackson era presidente, lo más probable es que el rastro de lágrimas aún hubiera sucedido. Para evitar el rastro de lágrimas, Andrew Jackson tuvo que hacer cumplir el fallo de la Corte Suprema o alguien más tenía que ser presidente. Otra posibilidad es que el público pudo haber visto lo peligroso que era para un presidente ignorar a la corte suprema y han protestado para intentar obligar a Andrew Jackson a obedecer la decisión de la corte suprema.


El & aposProblema indio & apos

Los estadounidenses blancos, en particular los que vivían en la frontera occidental, a menudo temían y resentían a los nativos americanos que encontraban: para ellos, los indios americanos parecían ser un pueblo extraño y desconocido que ocupaba tierras que los colonos blancos querían (y creían que merecían). Algunos funcionarios de los primeros años de la república estadounidense, como el presidente George Washington, creían que la mejor manera de resolver este & # x201C problema indio & # x201D era simplemente & # x201Civilizar & # x201D a los nativos americanos. El objetivo de esta campaña de civilización era hacer que los nativos americanos se parecieran lo más posible a los estadounidenses blancos animándolos a convertirse al cristianismo, aprender a hablar y leer inglés y adoptar prácticas económicas al estilo europeo, como la propiedad individual de la tierra y otras propiedades (incluyendo , en algunos casos en los esclavos sudafricanos). En el sureste de los Estados Unidos, muchas personas choctaw, chickasaw, seminole, creek y cherokee adoptaron estas costumbres y se hicieron conocidas como las & # x201C cinco tribus civilizadas & # x201D.

¿Sabías? La expulsión de los indios también se llevó a cabo en los estados del norte. En Illinois y Wisconsin, por ejemplo, la sangrienta Guerra del Halcón Negro en 1832 abrió a los asentamientos blancos millones de acres de tierra que habían pertenecido a Sauk, Fox y otras naciones nativas.

Pero su tierra, ubicada en partes de Georgia, Alabama, Carolina del Norte, Florida y Tennessee, era valiosa y se volvió más codiciada a medida que los colonos blancos inundaron la región. Muchos de estos blancos anhelaban hacer fortuna cultivando algodón, y no les importaba cuán & # x201Civilizados & # x201D fueran sus vecinos nativos: querían esa tierra y harían casi cualquier cosa para conseguirla. Robaron ganado, quemaron y saquearon casas y pueblos, cometieron asesinatos en masa y ocuparon tierras que no les pertenecían.

Los gobiernos estatales se unieron a este esfuerzo para expulsar a los nativos americanos del sur. Varios estados aprobaron leyes que limitan la soberanía y los derechos de los nativos americanos e invaden su territorio. En Worcester v. Georgia (1832), la Corte Suprema de los Estados Unidos objetó estas prácticas y afirmó que las naciones nativas eran naciones soberanas & # x201C en las que las leyes de Georgia [y otros estados] no pueden tener fuerza. & # X201D Aun así, el continuó el maltrato. Como señaló el presidente Andrew Jackson en 1832, si nadie tenía la intención de hacer cumplir los fallos de la Corte Suprema & # x2019 (lo que ciertamente no hizo), entonces las decisiones & # x201C [caer] & # x2026 todavía nacerían. & # X201D Se determinaron los estados del sur. tomar posesión de las tierras indígenas y haría todo lo posible para asegurar este territorio.


Tratados indios y la Ley de deportación de 1830

El gobierno de EE. UU. Utilizó los tratados como un medio para desplazar a los indígenas de sus tierras tribales, un mecanismo que se fortaleció con la Ley de Remoción de 1830. En los casos en que esto fracasó, el gobierno a veces violó tanto los tratados como las sentencias de la Corte Suprema para facilitar la propagación de las leyes europeas. Estadounidenses hacia el oeste a través del continente.

Cuando comenzó el siglo XIX, los estadounidenses hambrientos de tierras se adentraron en el interior de la costa sur y comenzaron a moverse hacia y hacia lo que más tarde se convertiría en los estados de Alabama y Mississippi. Dado que las tribus indígenas que vivían allí parecían ser el principal obstáculo para la expansión hacia el oeste, los colonos blancos solicitaron al gobierno federal que las eliminara. Aunque los presidentes Thomas Jefferson y James Monroe argumentaron que las tribus indígenas del sureste deberían cambiar sus tierras por tierras al oeste del río Mississippi, no tomaron medidas para que esto sucediera. De hecho, la primera gran transferencia de tierra ocurrió solo como resultado de la guerra.

En 1814, el general de división Andrew Jackson dirigió una expedición contra los indios Creek que culminó en la Batalla de Horse Shoe Bend (en la actual Alabama, cerca de la frontera con Georgia), donde la fuerza de Jackson derrotó a los Creeks y destruyó su poder militar. Luego impuso a los indios un tratado por el cual se entregaban a los Estados Unidos más de veinte millones de acres de su tierra tradicional, aproximadamente la mitad de la actual Alabama y una quinta parte de Georgia. Durante la siguiente década, Jackson abrió el camino en la campaña de expulsión de indios, ayudando a negociar nueve de los once tratados principales para expulsar a los indios.

Bajo este tipo de presión, las tribus nativas americanas, específicamente los Creek, Cherokee, Chickasaw y Choctaw, se dieron cuenta de que no podían derrotar a los estadounidenses en la guerra. El apetito de los colonos por la tierra no disminuyó, por lo que los indios adoptaron una estrategia de apaciguamiento. Tenían la esperanza de que si renunciaban a una buena parte de su tierra, podrían quedarse con al menos una parte de ella. La tribu Seminole en Florida resistió, en la Segunda Guerra Seminole (1835-1842) y la Tercera Guerra Seminole (1855-1858), sin embargo, ni el apaciguamiento ni la resistencia funcionaron.

Desde un punto de vista legal, la Constitución de los Estados Unidos faculta al Congreso para "regular el comercio con naciones extranjeras, y entre varios Estados y con las tribus indígenas". En los primeros tratados negociados entre el gobierno federal y las tribus indígenas, estas últimas se reconocían típicamente "bajo la protección de los Estados Unidos de América y de ningún otro soberano". Cuando Andrew Jackson asumió la presidencia (1829-1837), decidió construir un enfoque sistemático para la expulsión de indios sobre la base de estos precedentes legales.

Para lograr su propósito, Jackson alentó al Congreso a adoptar la Ley de Remoción de 1830. La Ley estableció un proceso mediante el cual el presidente podía otorgar tierras al oeste del río Mississippi a las tribus indígenas que aceptaran ceder sus tierras natales. Como incentivos, la ley permitió a los indígenas ayuda financiera y material para viajar a sus nuevos lugares y comenzar una nueva vida y garantizó que los indígenas vivirían en su nueva propiedad bajo la protección del gobierno de los Estados Unidos para siempre. Con la Ley en vigor, Jackson y sus seguidores eran libres de persuadir, sobornar y amenazar a las tribus para que firmasen tratados de expulsión y abandonaran el sureste.

En términos generales, el gobierno de Jackson tuvo éxito. Al final de su presidencia, había promulgado casi setenta tratados de expulsión, cuyo resultado fue trasladar a casi 50.000 indios orientales al territorio indio, definido como la región perteneciente a los Estados Unidos al oeste del río Mississippi, pero excluyendo a los estados. de Missouri e Iowa, así como del Territorio de Arkansas, y abrir millones de acres de tierra rica al este del Mississippi a los colonos blancos. A pesar de la inmensidad del territorio indio, el gobierno tenía la intención de que el destino de los indios fuera un área más confinada, lo que luego se convirtió en el este de Oklahoma.

Sin embargo, la Nación Cherokee se resistió a desafiar en los tribunales las leyes de Georgia que restringían sus libertades en las tierras tribales. En su fallo de 1831 sobre Cherokee Nation contra el Estado de Georgia, el presidente del Tribunal Supremo John Marshall declaró que "el territorio indio está admitido para formar parte de los Estados Unidos" y afirmó que las tribus eran "naciones nacionales dependientes" y "su La relación con los Estados Unidos se asemeja a la de un pupilo con su tutor ". Sin embargo, al año siguiente, la Corte Suprema dio marcha atrás y dictaminó que las tribus indias eran de hecho soberanas e inmunes a las leyes de Georgia. No obstante, el presidente Jackson se negó a prestar atención a la decisión de la Corte. Obtuvo la firma de un jefe Cherokee que accedió a la reubicación en el Tratado de Nueva Echota, que el Congreso ratificó contra las protestas de Daniel Webster y Henry Clay en 1835. El partido firmante Cherokee representaba solo una facción de Cherokee, y la mayoría siguió a Principal El jefe John Ross en un intento desesperado por conservar su tierra. Este intento fracasó en 1838, cuando, bajo las armas de las tropas federales y la milicia del estado de Georgia, la tribu Cherokee se vio obligada a ir a las llanuras secas del Mississippi. La mejor evidencia indica que entre tres y cuatro mil de los quince a dieciséis mil cherokees murieron en el camino debido a las brutales condiciones del "Sendero de las Lágrimas".

Con la excepción de un pequeño número de Seminoles que todavía se resistían a ser removidos en Florida, en la década de 1840, desde el Atlántico hasta el Mississippi, ninguna tribu indígena residía en el sur de Estados Unidos. Mediante una combinación de tratados coercitivos y la contravención de tratados y determinación judicial, el gobierno de los Estados Unidos logró allanar el camino para la expansión hacia el oeste y la incorporación de nuevos territorios como parte de los Estados Unidos.


LA NACIÓN CHEROKEE c. EL ESTADO DE GEORGIA.

LA NACIÓN CHEROKEE
v.
EL ESTADO DE GEORGIA.

Page 2 ESTE caso llegó ante el tribunal en nombre de la nación de indios Cherokee para una citación y orden judicial para restringir al estado de Georgia, al gobernador, al fiscal general, a los jueces, a los jueces de paz, a los alguaciles , alguaciles adjuntos, alguaciles y otros oficiales, agentes y sirvientes de ese estado, de ejecutar y hacer cumplir las leyes de Georgia o cualquiera de estas leyes, o de servir procedimientos, o hacer cualquier cosa para la ejecución o cumplimiento de esas leyes, dentro del territorio Cherokee, según lo designado por el tratado entre los Estados Unidos y la nación Cherokee.

La moción fue presentada, previa notificación y una copia del proyecto de ley presentado en la instancia y bajo la autoridad de la nación Cherokee, había sido notificada al gobernador y al fiscal general del estado de Georgia el 27 de diciembre de 1830, y el 1 de diciembre de 1830. de enero de 1831. La notificación indicaba que la moción se haría en este tribunal el sábado 5 de marzo de 1831. El proyecto de ley fue firmado por John Ross, jefe principal de la nación Cherokee, y una declaración jurada, en la forma habitual, Se anexó de los hechos consignados en el proyecto de ley el cual fue juramentado ante un juez de paz del condado de Richmond, estado de Georgia.

El proyecto de ley establecía que los demandantes eran 'la nación Cherokee de indios, un estado extranjero, que no debía lealtad a los Estados Unidos, ni a ningún estado de esta unión, ni a ningún príncipe, potentado o estado, que no fuera el suyo'.

"Que desde tiempos inmemoriales la nación Cherokee ha compuesto un estado soberano e independiente, y en este carácter han sido reconocidos repetidamente, y siguen siendo reconocidos por los Estados Unidos, en los diversos tratados que subsisten entre su nación y los Estados Unidos".

Que los cherokees eran los ocupantes y propietarios del territorio en el que ahora residen, antes de la primera aproximación de los hombres blancos de Europa al continente occidental 'derivando su título del Gran Espíritu, que es el padre común de la familia humana, ya quien pertenece toda la tierra. ' Al componer la nación Cherokee, ellos y sus antepasados ​​han sido y son los dueños únicos y exclusivos de este territorio, regido por sus propias leyes, usos y costumbres.

El proyecto de ley establece la concesión, mediante una carta en 1732, del país en este continente que se encuentra entre los ríos Savannah y Alatahama, por Jorge II, 'monarca de varias islas en la costa oriental del Atlántico', siendo el mismo país entonces en la propiedad de varias naciones indias distintas, soberanas e independientes, y entre ellas la nación Cherokee.

La base de esta carta, el proyecto de ley establece que es el derecho de descubrimiento al territorio concedido un barco tripulado por los súbditos del rey que, 'unos dos siglos y medio antes, navegó a lo largo de la costa del hemisferio occidental, desde el grado cincuenta y seis al treinta y ocho de latitud norte, y miró sobre la faz de esa costa sin siquiera aterrizar en ninguna parte de ella. Este derecho, al afectar el derecho de la nación india, el proyecto de ley niega y afirma que la extensión total a la que se afirma que el derecho de descubrimiento se extiende entre las naciones europeas es otorgar al primer descubridor el derecho previo y exclusivo de comprar estas tierras. de los propietarios indios, contra todos los demás soberanos europeos: principio al cual los indios nunca han consentido y que niegan que sea un principio de la ley natural de gentes, u obligatorio para ellos.

El proyecto de ley alega, que nunca se reclamó bajo el estatuto de Jorge II, que los beneficiarios tenían derecho a perturbar el autogobierno de los indios que estaban en posesión del país y que, por el contrario, los tratados fueron celebrados por el primeros aventureros con los indios, por lo que una parte del territorio fue adquirido por ellos a cambio de una valiosa contraprestación y nunca se pretendió establecer las leyes británicas en el país de propiedad de los indios.Que, de vez en cuando, se han celebrado varios tratados entre la colonia británica en Georgia entre el estado de Georgia, antes de su confederación con los demás estados entre los estados confederados posteriormente y, finalmente, entre los Estados Unidos según su constitución actual, y la nación Cherokee, así como otras naciones de indios: en todas las cuales la nación Cherokee y las otras naciones han sido reconocidas como estados soberanos e independientes que poseen tanto el derecho exclusivo sobre su territorio como el derecho exclusivo de autogobierno dentro de ese territorio. Que los diversos procedimientos que de vez en cuando ha tenido el congreso de los Estados Unidos bajo los artículos de su confederación, así como bajo la presente constitución de los Estados Unidos, en relación con el tema de las naciones indias, confirman la misma opinión de la tema.

El proyecto de ley procede a hacer referencia al tratado celebrado en Hopewell el 28 de noviembre de 1785, 'entre los comisionados de los Estados Unidos y los jefes y guerreros de todos los Cherokees' el tratado de Holston del 22 de julio de 1791, 'entre el presidente de Estados Unidos por su comisionado debidamente autorizado, William Blount, y los jefes y guerreros de la nación de indios Cherokee, 'y el artículo adicional del 17 de noviembre de 1792, hecho en Filadelfia por Henry Knox, el secretario de guerra, actuando en nombre de Estados Unidos el tratado celebrado en Filadelfia el 26 de junio de 1794 los tratados entre las mismas partes celebrados en Tellico el 2 de octubre de 1790 el 24 de octubre de 1804 el 25 de octubre de 1805, y el 27 de octubre de 1805 el tratado de Washington el 7 de enero de 1806 , con la proclamación de esa convención por parte del presidente, y la aclaración de esa convención del 11 de septiembre de 1807 el tratado entre los Estados Unidos y la nación Cherokee celebrado en la ciudad de Washington. el día 22 de marzo de 1816 se hizo otra convención en el mismo lugar, el mismo día, por las mismas partes un tratado celebrado en la agencia Cherokee el 8 de julio de 1807 y un tratado celebrado en la ciudad de Washington el 27 de febrero de 1819 : "todos los cuales tratados y convenciones fueron debidamente ratificados y confirmados por el senado de los Estados Unidos, y se convirtieron en lo sucesivo, y siguen siendo, parte de la ley suprema del país".

Por esos tratados, el proyecto de ley afirma que la nación de indios Cherokee es reconocida y tratada como estados soberanos e independientes, dentro de los límites establecidos por esos tratados: y que los demandantes son, dentro de los límites establecidos por el tratado de 1719, soberanos e independientes con el derecho de autogobierno, sin ningún derecho de interferencia con el mismo por parte de cualquier estado de los Estados Unidos. El proyecto de ley llama la atención de la corte sobre las disposiciones particulares de esos tratados, "con el propósito de verificar la veracidad de los principios generales que de ellos se deducen".

El proyecto de ley alega que, desde la primera relación entre los Estados Unidos y la nación Cherokee, Estados Unidos ha manifestado un deseo ardiente de llevar a los Cherokees a un mayor grado de civilización. Esto se muestra en el artículo catorceavo del tratado de Holston y en el curso seguido por los Estados Unidos en 1808, cuando se firmó un tratado, otorgando a una parte de la nación que prefería el estado cazador un territorio en el oeste del Mississippi, a cambio de una parte del país bajo de los Cherokees y el presidente dio garantías de que aquellos que eligieron quedarse con el propósito de dedicarse a la búsqueda de la vida agrícola y civilizada, en el país que ocupaban, podrían depender "del patrocinio, la ayuda y la buena vecindad de los Estados Unidos". El tratado del 8 de julio de 1817 se hizo para llevar a efecto esas promesas y, basándose en ellas, se hizo así una gran cesión de tierras: y en 1819, el 27 de febrero, se firmó otro tratado, cuyo preámbulo dice que una mayor parte de la nación Cherokee había expresado un ferviente deseo de permanecer en este lado del Mississippi, y estaban deseosos de iniciar aquellas medidas que consideren necesarias para la civilización y preservación de su nación para dar efecto a qué objeto, sin demora, se declaró que se había hecho ese tratado y, por lo tanto, hicieron otra gran cesión de sus tierras a los Estados Unidos.

Haciendo referencia a los diversos tratados, se verá que se proporciona un fondo para el establecimiento de escuelas y el proyecto de ley afirma que los cherokees han logrado un gran progreso en la civilización y la agricultura.

Han establecido una constitución y una forma de gobierno, cuyas características principales han tomado prestadas de la de los Estados Unidos, dividiendo su gobierno en tres departamentos separados, legislativo, ejecutivo y judicial. De conformidad con esta constitución, todos estos departamentos se han organizado. Han elaborado un código de leyes, civiles y penales, adaptado a su situación, han erigido tribunales para exponer y aplicar esas leyes, y han organizado un ejecutivo para llevarlas a cabo. Han establecido escuelas para la educación de sus hijos e iglesias en las que se enseña la religión cristiana, han abandonado el estado de cazadores y se han convertido en agricultores, mecánicos y pastores y, bajo provocaciones prolongadas y difíciles de soportar, han observado , con fidelidad, todos sus compromisos por tratado con los Estados Unidos.

Bajo el prometido 'patrocinio y buena vecindad' de los Estados Unidos, una parte de la gente de la nación se ha convertido en cristianos y agricultores civilizados y el proyecto de ley alega que en estos aspectos están dispuestos a someterse a una comparación con sus hermanos blancos que los rodean. .

El proyecto de ley reclama para la nación Cherokee el beneficio de la disposición en la constitución de que los tratados son la ley suprema del país y todos los jueces están obligados por ellos: de la declaración en la constitución, que ningún estado aprobará ninguna ley que menoscabe la obligación de los contratos. : y declara que todos los tratados mencionados son contratos del más alto carácter y de la más solemne obligación. Afirma que la disposición constitucional, según la cual el Congreso tendrá poder para regular el comercio con las tribus indígenas, es un poder que por su naturaleza es exclusivo y, en consecuencia, prohíbe toda injerencia de cualquiera de los estados. Ese congreso, en ejecución de este poder, aprobó varias leyes, y entre otras la ley de 1802, "para regular el comercio y las relaciones con las tribus indígenas y para preservar la paz en las fronteras". Estos actos tienen por objeto consagrar la frontera indígena según lo dispuesto por los tratados y contienen claros reconocimientos de la soberanía de los indígenas y de su derecho exclusivo a dar y ejecutar la ley dentro de esa frontera.

El proyecto de ley procede a afirmar que, en violación de estos tratados, de la constitución de los Estados Unidos y de la ley del congreso de 1802, el estado de Georgia, en una sesión de su legislatura celebrada en diciembre del año 1828, aprobó un acto, que recibió el consentimiento del gobernador de ese estado el día veinte de ese mes y año titulado, 'un acto para agregar el territorio que se encuentra dentro de este estado y ocupado por los indios Cherokee, a los condados de Carroll, De Kalb , Gwinett, Hall y Habersham, y para extender las leyes de este estado sobre los mismos y para otros fines. Que posteriormente, a saber, en el año 1829, la legislatura de dicho estado de Georgia aprobó otra ley, que recibió el asentimiento del gobernador el 19 de diciembre de ese año, titulada, 'una ley para agregar el territorio que se encuentra dentro de los estatutos límites de Georgia, ahora en la ocupación de los indios Cherokee, a los condados de Carroll, De Kalb, Gwinett, Hall y Habersham, y para extender las leyes de este estado sobre el mismo, y para anular todas las leyes y ordenanzas hechas por la nación de indios Cherokee, y prever la compensación de los oficiales que atienden procesos judiciales en dicho territorio, y regular el testimonio de los indios, y derogar la sección novena de la ley de 1828 sobre este tema. '

Se afirma que el efecto de estas leyes, y sus propósitos, es dividir el territorio de los Cherokees para extender todas las leyes de Georgia sobre el mismo para abolir las leyes Cherokee y privar a los Cherokees de la protección de sus leyes. para evitar que, como individuos, se inscriban para la emigración, bajo pena de acusación ante los tribunales estatales de Georgia para hacer que sea asesinato en los funcionarios del gobierno Cherokee para infligir la pena de muerte de conformidad con las leyes Cherokee, sometiéndolos a todos acusación por el mismo, y muerte en la horca extendiendo la jurisdicción de los jueces de paz de Georgia al territorio cherokee, y autorizando la convocatoria de la milicia de Georgia para hacer cumplir el proceso y, finalmente, declarando que ningún indio, o descendiente de ningún Un indio que resida dentro de la nación de indios Cherokee, se considerará testigo competente en cualquier tribunal del estado de Georgia, en el que una persona blanca puede ser parte, excepto los blancos. persona reside dentro de dicha nación.

Todas estas leyes se declaran nulas y sin efecto: porque repugnan los tratados en plena vigencia a la constitución de los Estados Unidos y al acta del congreso de 1802.

El proyecto de ley procede entonces a señalar la injerencia del presidente Washington para la protección de los cherokees, y las resoluciones del Senado en consecuencia de su referencia al tema de las intrusiones en su territorio. Que en 1802, el estado de Georgia, al ceder a los Estados Unidos una gran extensión de tierras dentro de sus supuestos límites autorizados, e imponer una condición de que el título indio debería extinguirse pacíficamente, admitió el título indio subsistente. Que las cesiones de territorio siempre han sido hechas voluntariamente por los indios en su carácter nacional y que se han hecho cesiones de la mayor cantidad de tierra posible, hasta la cesión de 1819, cuando habían reducido su territorio a una brújula tan pequeña como podía. su propia conveniencia lo soportaría y, en consecuencia, resolvieron no ceder más. El proyecto de ley luego se refiere a las diversas solicitudes de Georgia a los Estados Unidos para extinguir el título indio por la fuerza, y su negación de las obligaciones de los tratados con los cherokees, aunque en virtud de estos tratados se han hecho grandes adiciones a sus tierras disponibles y se establece, que los presidentes Monroe y Adams, en sucesión, entendieron los artículos de cesión y acuerdo entre el estado de Georgia y los Estados Unidos en el año 1802, como obligando a los Estados Unidos a extinguir el título indio, tan pronto como pudiera hacerse pacíficamente y en términos razonables ellos mismos se negaron a aplicar la fuerza a estos denunciantes, oa permitir que el estado de Georgia la aplicara, para expulsarlos de su posesión, pero, por el contrario, reconocieron su determinación de proteger a estos denunciantes por la fuerza si fuera necesario, y de Cumplir con la garantía que les otorgan los tratados.

El estado de Georgia, al no haber tenido éxito en estas solicitudes al gobierno de los Estados Unidos, ha recurrido a la legislación, con la intención de expulsar, por esos medios, a los indígenas de su territorio. No dispuestos a resistir por la fuerza de las armas estas pretensiones y esfuerzos, el proyecto de ley establece que la solicitud de protección y para la ejecución de la garantía de los tratados, ha sido hecha por los cherokees al actual presidente de los Estados Unidos, y han recibido por respuesta, "que el presidente de los Estados Unidos no tiene poder para protegerlos contra las leyes de Georgia".

El proyecto de ley procede a referirse a la ley del congreso de 1830, titulada "una ley para proporcionar un intercambio de tierras con los indios que residen en cualquiera de los estados o territorios, y para su traslado al oeste del Mississippi". La ley se aplicará a los indios que puedan escoger para eliminar, y con la condición de ello, nada de lo contenido en la ley se interpretará en el sentido de que autoriza o dirige la violación de cualquier tratado existente entre los Estados Unidos y cualquiera de las tribus indígenas.

Los denunciantes no han optado por remover, y esto, se alega, basta con que los denunciantes digan: pero proceden a manifestar, que están plenamente satisfechos con el país que poseen el clima es saludable conviene al comercio y en las relaciones sexuales contiene escuelas, en las que pueden obtener maestros de los estados vecinos, y lugares para el culto a Dios, donde el cristianismo es enseñado por misioneros y pastores fácilmente adquiridos de los Estados Unidos. El país también "está consagrado en sus afectos de haber sido inmemorialmente propiedad y residencia de sus antepasados, y de contener ahora las tumbas de sus padres, parientes y amigos". Poco se sabe del país al oeste del Mississippi y, si se acepta, el proyecto de ley afirma que será la tumba no solo de su civilización y cristianismo, sino de la nación misma.

También alega que la parte de la nación que emigró bajo el patrocinio y sanción del presidente en 1808 y 1809, y se instaló en el territorio que se les asignó en el río Arkansas, fue luego obligada a retirarse nuevamente y que lo hizo bajo la estipulaciones de un tratado celebrado en mayo de 1828. Se dice que el lugar al que se trasladaron en virtud de este último tratado está expuesto a incursiones de indios hostiles, y que están 'involucrados en constantes escenas de matanza y despojo, y tienen que librar una guerra de exterminio con tribus más poderosas, ante las cuales finalmente caerán ”. Por tanto, han rechazado decididamente la oferta de canje. Luego, el proyecto de ley procede a declarar varios actos bajo la autoridad de las leyes de Georgia, en desafío a los tratados a los que se hace referencia, y a la constitución de los Estados Unidos, tal como se expresa en la ley de 1802 y que el estado de Georgia ha declarado su determinación de continuar haciendo cumplir estas leyes mientras los denunciantes continúen ocupando su territorio.

Pero si bien estas leyes se aplican de la manera más molesta y molesta para sus denunciantes, el diseño parece haberse formado deliberadamente para llevar ninguno de estos casos a una decisión final en los tribunales estatales con la vista, como creen los denunciantes y, por lo tanto, alegar, para evitar que cualquiera de los acusados ​​Cherokee lleve esos casos a la corte suprema de los Estados Unidos, por escrito de error para revisión, bajo la sección veinticinco de la ley del congreso de los Estados Unidos, aprobada en el año 1789, y titulado 'una ley para establecer los tribunales judiciales de los Estados Unidos'.

Numerosos casos de procedimientos se establecen en general en el proyecto de ley. Los querellantes esperaban protección contra estos actos inconstitucionales de Georgia, por parte de las tropas de los Estados Unidos, pero el comandante de esas tropas ha comunicado a John Ross, el jefe principal de la nación cherokee, que 'estas tropas, tan lejos de protegiendo a los cherokees, cooperaría con los funcionarios civiles de Georgia para hacer cumplir sus leyes sobre ellos '. En estas circunstancias se dice que no se puede dejar de ver que a menos que este tribunal interfiera, los denunciantes tienen estas alternativas: o entregar sus tierras a cambio de otras en las selvas occidentales de este continente, lo que sería sellar, en una vez, la perdición de su civilización, cristianismo y existencia nacional o entregar su soberanía nacional, sus propiedades, derechos y libertades, garantizados como están ahora por tantos tratados, a la rapacidad e injusticia del estado de Georgia o para armar ellos mismos en defensa de estos derechos sagrados, y caen espada en mano, sobre las tumbas de sus padres.

Se alega que estos procedimientos son totalmente incompatibles con la equidad y la buena conciencia, tienden al error manifiesto de los denunciantes y violan la fe de los tratados en los que Georgia y los Estados Unidos son partes y de la constitución de los Estados Unidos. Estos agravios son de un carácter totalmente irremediable por el derecho consuetudinario y estos demandantes no tienen remedio de ningún tipo, excepto por la intervención de este honorable tribunal.

El proyecto de ley afirma que este tribunal tiene, por la constitución y las leyes de los Estados Unidos, jurisdicción original de controversias entre un estado y un estado extranjero, sin ninguna restricción en cuanto a la naturaleza de la controversia que, por la constitución, los tratados son la supremacía. ley de la tierra. Que como estado extranjero, los demandantes reclaman el ejercicio de las facultades del tribunal para protegerlos en sus derechos, y que las leyes de Georgia, que interfieren con sus derechos y propiedad, serán declaradas nulas y su ejecución será prohibida perpetuamente. .

El proyecto de ley establece que John Ross es 'el principal jefe y jefe ejecutivo de la nación Cherokee' y que, en un consejo pleno y regular de esa nación, ha sido debidamente autorizado para iniciar este y todos los demás juicios que puedan ser necesarios para la afirmación de los derechos de toda la nación.

Luego, el proyecto de ley procede en la forma habitual para preguntar y responder a las acusaciones contenidas en él, y 'que dicho estado de Georgia, su gobernador, fiscal general, jueces, magistrados, alguaciles, alguaciles adjuntos, alguaciles y todos los demás su A los oficiales, agentes y sirvientes, civiles y militares, se les puede imponer y prohibir la ejecución de las leyes de ese estado dentro de los límites del territorio Cherokee, según lo prescrito por los tratados que ahora subsisten entre los Estados Unidos y la nación Cherokee, o que interfieran en de cualquier manera con los derechos de autogobierno que posee la nación Cherokee dentro de los límites de su territorio, según lo definido por el tratado que las dos leyes de Georgia antes mencionadas como aprobadas en los años 1828 y 1829 pueden, por el decreto de este honorable corte, sea declarado inconstitucional y nulo y que el estado de Georgia y todos sus oficiales, agentes y sirvientes puedan ser prohibidos para siempre de interferir con las tierras, minas y otras propiedades , real y personal, de la nación Cherokee, o con las personas del pueblo Cherokee, por o, a causa de cualquier cosa hecha por ellos dentro de los límites del territorio Cherokee que el derecho pretendido del estado de Georgia a la posesión, El gobierno, o el control de las tierras, minas y otras propiedades de la nación Cherokee, dentro de su territorio, puede, por esta honorable corte, ser declarada infundada y nula, y que los Cherokees pueden quedar en posesión sin perturbaciones, uso , y el disfrute de los mismos, de acuerdo con su propio derecho soberano y placer, y sus propias leyes, usos y costumbres, libres de cualquier obstáculo, abuso o interrupción por parte del estado de Georgia, sus oficiales, agentes y sirvientes que estos Los demandantes pueden ser tranquilizados en posesión de todos sus derechos, privilegios e inmunidades, en virtud de sus diversos tratados con los Estados Unidos y que pueden tener cualquier otro alivio adicional que este honorable tribunal considere compatible con la equidad. y buena conciencia, y según lo requiera la naturaleza de su caso. '

El día señalado para la audiencia, el abogado de los demandantes presentó un proyecto de ley complementario, jurado por Richard Taylor, John Ridge y WS Coodey de la nación de indios Cherokee, ante un juez de paz del condado de Washington en el Distrito de Columbia.

El proyecto de ley complementario establece que desde que se redactó su proyecto de ley, ahora presentado, se han llevado a cabo los siguientes actos, que demuestran la determinación del estado de Georgia de hacer cumplir su autoridad asumida sobre los demandantes y su territorio, propiedad y jurisdicción.

El individuo, llamado en ese proyecto de ley Corn Tassel, y mencionado como arrestado en el territorio Cherokee bajo un proceso dictado bajo las leyes de Georgia, fue ahorcado en realidad desafiando una orden de error permitida por el presidente del Tribunal Supremo de esta corte al sentencia final del tribunal de Georgia en su caso. Ese auto de error recibido por el gobernador del estado fue, según informan y creen los querellantes, comunicado inmediatamente por él a la legislatura del estado, luego en sesión, quien prontamente resolvió, en sustancia, que la corte suprema de la República Estados Unidos no tenía jurisdicción sobre el tema, y ​​aconsejó la ejecución inmediata del prisionero, bajo la sentencia del tribunal estatal que tuvo lugar en consecuencia.

Los querellantes piden permiso para afirmar que la legislatura del estado de Georgia, en la misma sesión, aprobó las siguientes leyes, que han recibido la sanción del gobernador del estado.

'Una ley para autorizar la prospección y disposición de tierras dentro de los límites de Georgia, en la ocupación de la tribu Cherokee de indios, y todas las demás tierras no ubicadas dentro de los límites de dicho estado, reclamadas como tierras Creek y para autorizar al gobernador a llamar a la fuerza militar para proteger a los agrimensores en el desempeño de sus funciones; y para prever el castigo de las personas que puedan impedir o intentar impedir que cualquier agrimensor desempeñe sus funciones, como se señala en esta ley, o que intencionalmente corten derribar o desfigurar los árboles marcados, o quitar las marcas de tierra que puedan hacerse en cumplimiento de esta ley y para proteger a los indios en la posesión pacífica de sus mejoras y de los lotes en los que las mismas puedan estar situadas.

Según esta ley, se establece que las tierras dentro de los límites del territorio Cherokee deben ser inspeccionadas y distribuidas por sorteo entre la gente de Georgia.

En la misma sesión, la legislatura de Georgia aprobó otra ley, titulada `` una ley para declarar nulos todos los contratos hechos en adelante con los indios Cherokee, en lo que respecta a los indios '', ley que recibió el consentimiento del gobernador del estado en el 23 de diciembre de 1830.

La legislatura de Georgia, en su misma sesión, aprobó otra ley, titulada `` una ley para disponer la disposición temporal de las mejoras y posesiones compradas a ciertos indios y residentes Cherokee '', ley que recibió el consentimiento del gobernador del estado, el 22 de diciembre de 1830.

En su misma sesión, la legislatura de Georgia aprobó otra ley, titulada 'una ley para prevenir el ejercicio del poder asumido y arbitrario por todas las personas bajo el pretexto de la autoridad de los indios Cherokee y sus leyes, y para evitar que las personas blancas residan dentro de ese parte de los límites autorizados de Georgia ocupada por los indios Cherokee, y para proporcionar una guardia para la protección de las minas de oro, y para hacer cumplir las leyes del estado dentro del territorio antes mencionado. '

En la misma sesión de su legislatura, el estado de Georgia aprobó otra ley, titulada 'una ley para autorizar al gobernador a tomar posesión de las minas de oro, plata y otras, que se encuentran y se encuentran en esa sección de los límites autorizados de Georgia, comúnmente llamado el país Cherokee, y los que se encuentran en todas las demás tierras no apropiadas del estado, y por castigar a cualquier persona o personas que de ahora en adelante se encuentren traspasando las minas. '

El proyecto de ley complementario establece además los procedimientos del gobernador de Georgia, en virtud de estas leyes y que ha estacionado una fuerza armada de ciudadanos de Georgia, en las minas de oro dentro del territorio de los denunciantes, que se dedican a hacer cumplir las leyes de Georgia. . Se dice que se han cometido otros actos de violencia e injusticia bajo la autoridad de las leyes de Georgia, y por sus oficiales y agentes, dentro del territorio Cherokee.

Los querellantes alegan que los diversos actos legislativos, aquí expuestos y referidos, constituyen una violación directa de los tratados enumerados en su proyecto de ley, al cual éste es un complemento, así como una violación directa de la constitución de los Estados Unidos, y la ley del congreso aprobada bajo su autoridad en el año 1802, titulada "una ley para regular el comercio y las relaciones con las tribus indias, y para preservar la paz en las fronteras".

Oran para que este suplemento pueda ser tomado y recibido como parte de su proyecto de ley para que las diversas leyes de Georgia aquí establecidas puedan ser declaradas nulas y sin efecto por el decreto de este tribunal, sobre la base de la repugnancia a la constitución, leyes y tratados establecidos anteriormente, y en el proyecto de ley al que este es un complemento y que estos denunciantes pueden tener el mismo amparo por mandato judicial y un decreto de paz, o de otro modo, de acuerdo con la equidad y la buena conciencia, contra estas leyes, como contra aquellos que son objeto de su proyecto de ley en su primer giro.

El caso fue argumentado por parte de los querellantes por el Sr. Sergeant y el Sr. Wirt. No apareció ningún abogado del estado de Georgia.

Para los querellantes se argumentó,

1. Las partes ante el tribunal eran las que, conforme a la constitución, otorgaron a este tribunal competencia original de la denuncia formulada por uno contra el otro.

2. Que tal caso o controversia, de carácter judicial, fue presentado por el proyecto de ley, en cuanto a justificar y requerir la interposición de la autoridad del tribunal.

3. Que los hechos declarados por los querellantes exhibieron tal caso en equidad, que les da derecho al recurso específico por el amparo que se pide en el proyecto de ley.

El Sr. Presidente del Tribunal Supremo MARSHALL emitió la opinión del Tribunal.

Este proyecto de ley es presentado por la nación Cherokee, rezando una orden judicial para restringir al estado de Georgia de la ejecución de ciertas leyes de ese estado, que, como se alega, van directamente a aniquilar a los Cherokees como sociedad política, y a apoderarse, por el uso de Georgia, las tierras de la nación que les han sido aseguradas por los Estados Unidos en tratados solemnes repetidos y aún vigentes.

Si se permitiera a los tribunales complacer sus simpatías, difícilmente se podría imaginar un caso mejor calculado para excitarlos. Un pueblo que alguna vez fue numeroso, poderoso y verdaderamente independiente, encontrado por nuestros antepasados ​​en la posesión tranquila e incontrolada de un amplio dominio, hundiéndose gradualmente bajo nuestra política superior, nuestras artes y nuestras armas, ha cedido sus tierras mediante tratados sucesivos, cada uno de los cuales contiene una solemne garantía del residuo, hasta que no retengan más de su antiguo territorio extenso de lo que se considera necesario para su cómoda subsistencia. Para preservar este remanente, se hace la presente solicitud.

Antes de que podamos analizar el fondo del caso, se presenta una investigación preliminar. ¿Tiene este tribunal jurisdicción sobre la causa?

El tercer artículo de la constitución describe el alcance del poder judicial. La segunda sección cierra una enumeración de los casos a los que se extiende, con 'controversias' 'entre un estado o sus ciudadanos, y estados, ciudadanos o súbditos extranjeros'. Una cláusula posterior de la misma sección otorga a la corte suprema jurisdicción original en todos los casos en los que un estado será parte. El acusado de la parte puede entonces, sin duda, ser demandado en este tribunal. ¿Puede el demandante demandar en él? ¿Es la nación cherokee un estado extranjero en el sentido en que ese término se usa en la constitución?

Los abogados de los demandantes han mantenido la afirmación de esta proposición con gran seriedad y habilidad. Gran parte del argumento que pretendía probar el carácter de los cherokees como estado, como sociedad política distinta, separada de las demás, capaz de gestionar sus propios asuntos y gobernarse a sí misma, tiene, en opinión de la mayoría de los jueces , ha sido un éxito total. Han sido tratados uniformemente como un estado desde el asentamiento de nuestro país. Los numerosos tratados celebrados con ellos por Estados Unidos los reconocen como un pueblo capaz de mantener las relaciones de paz y guerra, de ser responsables en su carácter político de cualquier violación de sus compromisos, o de cualquier agresión cometida contra los ciudadanos de los Estados Unidos. Estados por cualquier individuo de su comunidad. Se han promulgado leyes en el espíritu de estos tratados. Los actos de nuestro gobierno reconocen claramente a la nación Cherokee como un estado, y los tribunales están sujetos a esos actos.

Queda una cuestión de mucha más dificultad. ¿Constituyen los cherokees un estado extranjero en el sentido de la constitución?

Los abogados han demostrado de manera concluyente que no son un estado de la unión y han insistido en que individualmente son extranjeros, que no deben lealtad a los Estados Unidos. Un agregado de extraterrestres que componen un estado debe, dicen, ser un estado extranjero. Siendo cada individuo extranjero, el conjunto debe ser extranjero.

Este argumento es imponente, pero debemos examinarlo más de cerca antes de ceder a él. La condición de los indios en relación con los Estados Unidos es quizás diferente a la de las otras dos personas que existen. En general, las naciones que no deben una lealtad común son extrañas entre sí. El término nación extranjera es, con estricta propiedad, aplicable por uno al otro. Pero la relación de los indios con los Estados Unidos está marcada por distinciones peculiares y cardinales que no existen en ningún otro lugar.

El territorio indio está admitido para formar parte de los Estados Unidos. En todos nuestros mapas, tratados geográficos, historias y leyes, así se considera. En todas nuestras relaciones con naciones extranjeras, en nuestras regulaciones comerciales, en cualquier intento de relaciones entre indios y naciones extranjeras, se consideran dentro de los límites jurisdiccionales de los Estados Unidos, sujetos a muchas de esas restricciones que se imponen a nuestros propios ciudadanos. . Reconocen en sus tratados que están bajo la protección de los Estados Unidos; admiten que los Estados Unidos tendrán el derecho único y exclusivo de regular el comercio con ellos y administrar todos sus asuntos como lo consideren apropiado y los cherokees en particular. permitido por el tratado de Hopewell, que precedió a la constitución, "enviar a un diputado de su elección, cuando lo crean conveniente, al Congreso". Se hicieron tratados con algunas tribus por el estado de Nueva York, bajo una construcción entonces inestable de la confederación, por la cual cedieron todas sus tierras a ese estado, retomando una concesión limitada para ellos mismos, en la que admiten su dependencia.

Aunque se reconoce que los indios tienen un derecho incuestionable y, hasta ahora, incuestionable sobre las tierras que ocupan, hasta que ese derecho sea extinguido por una cesión voluntaria a nuestro gobierno, sin embargo, bien puede dudarse que las tribus que residen dentro de los límites reconocidos de los Estados Unidos pueden, con estricta exactitud, denominarse naciones extranjeras. Quizás, más correctamente, se denominen naciones dependientes domésticas. Ocupan un territorio sobre el que afirmamos un título independiente de su voluntad, que debe entrar en vigor en el momento de la posesión cuando cese su derecho de posesión. Mientras tanto, se encuentran en estado de pupilaje. Su relación con los Estados Unidos se asemeja a la de un pupilo con su tutor.

Miran a nuestro gobierno en busca de protección, confían en su bondad y su poder, apelan a él para aliviar sus necesidades y se dirigen al presidente como su gran padre. Tanto ellos como su país son considerados por las naciones extranjeras, así como por nosotros, como tan completamente bajo la soberanía y el dominio de los Estados Unidos, que cualquier intento de adquirir sus tierras, o de formar una conexión política con ellos, sería considerado. por todos como una invasión de nuestro territorio y un acto de hostilidad.

Estas consideraciones apoyan en gran medida la opinión de que los redactores de nuestra constitución no tenían en cuenta a las tribus indígenas cuando abrieron los tribunales de la unión a controversias entre un estado o sus ciudadanos y estados extranjeros.

Al considerar este tema, los hábitos y usos de los indios, en su trato con sus vecinos blancos, no deben ser ignorados por completo. En el momento en que se redactó la constitución, la idea de apelar a un tribunal de justicia estadounidense por una afirmación de lo correcto o una reparación de lo incorrecto, quizás nunca había entrado en la mente de un indio o de su tribu. Su atractivo era para el hacha de guerra o para el gobierno. Esto fue bien entendido por los estadistas que redactaron la constitución de los Estados Unidos, y podría proporcionar alguna razón para omitir enumerarlos entre las partes que podrían demandar en los tribunales del sindicato. Sea como fuere, las peculiares relaciones entre los Estados Unidos y los indios que ocupan nuestro territorio son tales, que deberíamos sentir mucha dificultad en considerarlos como los designa el término Estado extranjero, ¿no había otra parte de la constitución que pudiera arrojar luz sobre el significado de estas palabras? Pero pensamos que al interpretarlos, la cláusula de la octava sección del tercer artículo proporciona una ayuda considerable, que faculta al Congreso para "regular el comercio con naciones extranjeras, y entre varios estados y con las tribus indias".

En esta cláusula se contrastan tan claramente por un nombre apropiado para ellos, de las naciones extranjeras, como de los varios estados que componen la unión. Están designados por una denominación distinta y como esta denominación no puede aplicarse a ninguna de las otras, tampoco la denominación que distingue a ninguna de las otras puede aplicarse en una interpretación justa. Los objetos a los que podría dirigirse el poder de regular el comercio se dividen en tres clases distintas: naciones extranjeras, varios estados y tribus indias. Al formar este artículo, la convención los consideró completamente distintos. No podemos suponer que la distinción se perdió al enmarcar un artículo posterior, a menos que haya algo en su lenguaje que autorice la suposición.

Los abogados de los demandantes sostienen que las palabras `` tribus indias '' se introdujeron en el artículo, facultando al Congreso para regular el comercio, con el fin de eliminar aquellas dudas en las que la gestión de los asuntos indígenas estaba involucrada en el lenguaje del artículo noveno de la Ley. confederación. Con la intención de otorgar todo el poder de administrar esos asuntos al gobierno a punto de ser instituido, la convención lo confirió explícitamente y omitió aquellas calificaciones que avergonzaban el ejercicio de la misma tal como se otorga en la confederación. Esto puede admitirse sin debilitar la construcción que se ha insinuado. Si las tribus indias hubieran sido naciones extranjeras, según la convención, este poder exclusivo de regular las relaciones con ellas podría haber sido, y muy probablemente habría sido, expresamente dado, en un lenguaje que indica esa idea, no en un lenguaje que las contradiga de las naciones extranjeras. . El Congreso podría haber tenido la facultad de "regular el comercio con naciones extranjeras, incluidas las tribus indias, y entre varios estados". Este lenguaje se habría sugerido a los estadistas que consideraban a las tribus indias como naciones extranjeras y, sin embargo, deseaban mencionarlas en particular.

También se ha dicho que las mismas palabras no tienen necesariamente el mismo significado que se les atribuye cuando se encuentran en diferentes partes del mismo instrumento: su significado está controlado por el contexto. Esto es indudablemente cierto. En el lenguaje común, la misma palabra tiene varios significados y el sentido peculiar en el que se usa en cualquier oración lo determina el contexto. Esto puede no ser igualmente cierto con respecto a los nombres propios. Naciones extranjeras es un término general, cuya aplicación a las tribus indígenas, cuando se usa en la constitución estadounidense, es, en el mejor de los casos, extremadamente cuestionable. En un artículo en el que se otorga un poder para ser ejercido con respecto a las naciones extranjeras en general, y a las tribus indias en particular, se las menciona como separadas en términos que claramente las distinguen entre sí. Percibimos claramente que la constitución de este artículo no comprende a las tribus indias en el término general "naciones extranjeras", no suponemos porque una tribu no sea una nación, sino porque no es ajena a los Estados Unidos. Cuando, posteriormente, se introduce el término "estado extranjero", no podemos imputar a la convención la intención de abandonar su significado anterior y de comprender a las tribus indias dentro de él, a menos que el contexto nos obligue a esa construcción. No encontramos nada en el contexto y nada en el tema del artículo que nos lleve a ello.

El tribunal ha prestado su mejor atención a esta cuestión y, después de una deliberación madura, la mayoría opina que una tribu o nación india dentro de los Estados Unidos no es un estado extranjero en el sentido de la constitución, y no puede mantener una acción en los tribunales de los Estados Unidos.

Existe una objeción adicional seria a la jurisdicción del tribunal. ¿Es el asunto del proyecto de ley el tema apropiado para investigación y decisión judicial? Busca restringir a un estado del ejercicio forzoso del poder legislativo sobre un pueblo vecino, afirmando su independencia, su derecho al que el estado niega. En varios de los asuntos alegados en el proyecto de ley, por ejemplo sobre las leyes que penalizan el ejercicio de los poderes habituales de autogobierno en su propio país por parte de la nación Cherokee, este tribunal no puede intervenir al menos en la forma en que se presentan esos asuntos. .

La parte del proyecto de ley que respeta la tierra ocupada por los indios y pide la ayuda de la corte para proteger su posesión, puede ser más dudosa. La mera cuestión del derecho tal vez podría ser decidida por este tribunal en un caso apropiado con las partes adecuadas. Pero se le pide a la corte que haga más que decidir sobre el título. El proyecto de ley nos obliga a controlar la legislatura de Georgia y restringir el ejercicio de su fuerza física. La idoneidad de tal interposición por parte del tribunal puede ser bien cuestionada. Saborea demasiado el ejercicio del poder político para estar dentro de la provincia propiamente dicha del departamento judicial. Pero la opinión sobre el punto respecto a las partes hace innecesario decidir sobre esta cuestión.

Si es cierto que la nación Cherokee tiene derechos, este no es el tribunal en el que se deben hacer valer esos derechos. Si es cierto que se han infligido agravios y que aún hay que aprehender mayores, éste no es el tribunal que puede reparar el pasado o prevenir el futuro.

Se rechaza la moción de medida cautelar.

De acuerdo con mi práctica de dar una opinión sobre todas las cuestiones constitucionales, debo presentar mis puntos de vista al respecto. Con la moralidad del caso no me preocupo, estoy llamado a considerarlo como una cuestión legal.

El objeto de este proyecto de ley es reclamar la interposición de este tribunal como medio para evitar que el estado de Georgia, o los funcionarios públicos del estado de Georgia, hagan valer ciertos derechos y poderes sobre el país y la gente de la nación Cherokee.

No es suficiente, para presentarse ante este tribunal en busca de reparación, que se establezca un caso de lesión o de causa para aprehender la lesión. Además de tener una causa de acción, el demandante debe ajustarse a esa descripción de las partes, que son las únicas permitidas, según la constitución, para presentar una demanda original ante este tribunal.

Es esencial para tal demanda que un estado de esta unión debe ser un partido, dice el segundo miembro de la segunda sección del tercer artículo de la constitución: la otra parte debe, bajo el control de la undécima enmienda, ser otro estado de la unión, o un estado extranjero. En este caso, la afirmación es que el denunciante es un estado extranjero.

Luego se presentan dos preguntas preliminares.

1. ¿Es el denunciante un estado extranjero en el sentido de la constitución?

2. ¿El caso presentado en el proyecto de ley es de conocimiento judicial?

Hasta que no se resuelvan estas cuestiones, no tenemos derecho a examinar la naturaleza de la controversia más allá de lo necesario para determinarlas. La primera de las preguntas se resuelve necesariamente en dos: 1. ¿Son los Cherokees un estado? 2.¿Son un estado extranjero?

1. No puedo dejar de pensar que existen fuertes razones para dudar de la aplicabilidad del epíteto estado, a un pueblo tan bajo en el grado de la sociedad organizada como lo son nuestras tribus indias en general. No se entendería aquí que hablo de los cherokees bajo su actual forma de gobierno, que ciertamente debe clasificarse entre las formas más aprobadas de gobierno civil. Si puede decirse todavía que ha recibido la coherencia que da derecho a las personas a ser admitidas en la familia de naciones, creo que aún debe ser determinado por el ejecutivo de estos estados. Hasta entonces debo pensar que no podemos reconocerlo como un estado existente, bajo ningún otro carácter que el que ha mantenido hasta ahora como una de las tribus o naciones indias.

Hay grandes dificultades que penden sobre la cuestión de si pueden ser considerados como estados según el artículo judicial de la constitución. 1. Nunca se les ha reconocido como poseedores de soberanía sobre el territorio que ocupan. Es en vano ahora investigar la suficiencia del principio de que el descubrimiento dio el derecho de dominio sobre el país descubierto. Cuando se visitaron las naciones pobladas y civilizadas más allá del Cabo de Buena Esperanza, el derecho de descubrimiento se convirtió en la base de un derecho exclusivo sobre su comercio y se limitó a ese límite. Cuando se descubrió la costa oriental de este continente, y especialmente la parte que habitamos, encontrándola ocupada por una raza de cazadores, vinculados en la sociedad por apenas una apariencia de gobierno orgánico, el derecho se amplió a la apropiación absoluta del territorio, el anexión de la misma al dominio del descubridor. No se puede cuestionar que el derecho a la soberanía, así como al suelo, fue notoriamente afirmado y ejercido por los descubridores europeos. De esa fuente derivamos nuestros derechos, y no hay un caso de cesión de tierras de una nación india, en el que se mencione el derecho de soberanía como parte del asunto cedido.

Se puede sugerir que fueron uniformemente cesiones de tierras sin habitantes y, por lo tanto, fueron innecesarias las palabras competentes para hacer una cesión de soberanía. Esto, sin embargo, no es una respuesta completa, ya que el suelo, así como las personas, es objeto de acción soberana, y puede ser cedido con o sin soberanía, o puede ser cedido con la estipulación expresa de que los habitantes deben remover. En todas las cesiones a nosotros de los estados civilizados del viejo mundo, y de nuestras transferencias entre nosotros, aunque de la misma propiedad, en las mismas circunstancias, e incluso cuando sean ocupadas por estos mismos indios, la cesión expresa de soberanía ha de ser fundar.

En el mismo tratado de Hopewell, cuyo lenguaje o evidencia se apela como prueba principal de la existencia de este supuesto estado, encontramos a los comisionados de los Estados Unidos expresándose en estos términos. 'Los comisionados plenipotenciarios de los Estados Unidos dan la paz a todos los cherokees, y los reciben en el favor y protección de los Estados Unidos en las siguientes condiciones. Este es ciertamente el lenguaje de los soberanos y conquistadores, y no la dirección de iguales a iguales. Y nuevamente, al designar el país al que van a estar confinados, que comprende el territorio mismo que es objeto de este proyecto de ley, dicen: 'Art. 4. El límite asignado a los Cherokees para sus terrenos de caza.'será como se describe en el mismo. Ciertamente, este es el lenguaje de concesión de nuestra parte, no el de ellos, y cuando se considera el alcance total y el efecto de esas palabras, 'para sus cotos de caza', es difícil pensar que entonces fueron considerados como un estado, o incluso destinado a ser considerado así. Está claro que no se pretendía darles otros derechos sobre el territorio que los que necesitaba una raza de cazadores y no es fácil ver cómo su avance más allá de ese estado de la sociedad podría haberse promovido alguna vez, o, quizás, haber sido promovido. permitido, de conformidad con los derechos incuestionables de los estados, o de los Estados Unidos, sobre el territorio dentro de sus límites. El derecho de preferencia, y el derecho exclusivo de conquista en caso de guerra, nunca se cuestionó la existencia en los estados que circunscribían la totalidad o parte de las tierras o territorios indios. Haberles tomado por medios directos habría sido una palpable violación de sus derechos. Pero todo avance, desde el estado cazador a un estado social más fijo, debe tener una tendencia a menoscabar ese derecho de preferencia y, en última instancia, a destruirlo por completo, tanto aumentando la población india como uniéndola firmemente al suelo. . El estado cazador llevaba consigo la promesa de desocupar el territorio, porque cuando cesaba la caza, el cazador se iba a otra parte a buscarlo. Pero un estado social más fijo equivaldría a una destrucción permanente de la esperanza y, en consecuencia, del carácter beneficioso del derecho de preferencia.

Pero se dice que les hemos brindado los medios y el aliciente para volverse agrícolas y civilizados. Es cierto: y el objeto inmediato de esa política era tan obvio que probablemente interceptó la visión de las consecuencias ulteriores. Independientemente de la influencia general de la humanidad, estas personas fueron inquietas, belicosas y notablemente crueles en sus irrupciones durante la revolución. La política, por lo tanto, de atraerlos a las artes de la paz y a aquellas mejoras que la guerra podría dejar desoladas, era obvia y era prudente prepararlos para lo que probablemente se contemplaba entonces, a saber, incorporarlos a tiempo en nuestro gobiernos respectivos: una política que sus hábitos inveterados y su enemistad profundamente arraigada han desconcertado por completo. Pero el proyecto de organizarlos finalmente en estados, dentro de los límites de aquellos estados que no habían cedido o no debían ceder a los Estados Unidos la jurisdicción sobre el territorio indio dentro de sus límites, no podría haber entrado en la contemplación de nuestro gobierno. Nada más que la autoridad expresa de los estados podría haber justificado tal política, aplicada con tal punto de vista. Para continuar con este tema un poco más categóricamente.


Contenido

En el otoño de 1835, funcionarios civiles del Departamento de Guerra de EE. UU. Realizaron un censo para enumerar a los Cherokee que residían en Alabama, Georgia, Carolina del Norte / del Sur y Tennessee, con un recuento de 16,542 Cherokee, 201 blancos entre casados ​​y 1592 esclavos (total: 18,335 personas). Las tensiones entre los indígenas Cherokee y los colonos blancos se desarrollaron por la propiedad de la tierra rica en depósitos de oro y suelo fértil que podría usarse para cultivar algodón. [2] En octubre de ese año, el jefe principal John Ross y un visitante del este, John Howard Payne, fueron secuestrados de la casa de Ross en Tennessee por un grupo renegado de la milicia de Georgia. Liberado, Ross y una delegación de líderes tribales viajaron a Washington, DC para protestar por esta acción prepotente y para presionar contra la política de destitución del presidente Andrew Jackson. En un esfuerzo por llegar a un compromiso aceptable, el director principal John Ross se reunió con el presidente Jackson para discutir la posibilidad de que Cherokee pudiera ceder parte de su tierra por dinero y tierras al oeste del río Mississippi. Jackson rechazó este acuerdo y Ross sugirió 20 millones de dólares como base para negociar la venta de la tierra y finalmente aceptó dejar que el Senado de los Estados Unidos decida el precio de venta. [3]

John Ross estimó el valor de Cherokee Land en $ 7.23 millones. Una estimación conservadora de Matthew T. Gregg en 2009 sitúa el valor de la tierra de Cherokee para el mercado de 1838 en $ 7,055,469.70, más de $ 2 millones por encima de los $ 5 millones que el Senado acordó pagar. [3] En este vacío de poder, el agente estadounidense John F. Schermerhorn reunió a un grupo de Cherokee disidentes en la casa de Elias Boudinot en la capital tribal, New Echota, Georgia. Allí, el 29 de diciembre de 1835, este grupo de grupa firmó el Tratado no autorizado de New Echota, [4] que intercambió tierras Cherokee en el este por tierras al oeste del río Mississippi en el territorio indio. Este acuerdo nunca fue aceptado por el liderazgo tribal electo o la mayoría del pueblo Cherokee. [5] En febrero de 1836, dos consejos se reunieron en Red Clay, Tennessee y en Valley Town, Carolina del Norte (ahora Murphy, Carolina del Norte) y produjeron dos listas por un total de 13.000 nombres escritos en la escritura Sequoyah de Cherokee opuestos al Tratado. Las listas fueron enviadas a Washington, DC y presentadas por el Jefe Ross al Congreso. Sin embargo, una versión ligeramente modificada del tratado fue ratificada por el Senado de los Estados Unidos por un solo voto el 23 de mayo de 1836 y promulgada por el presidente Jackson. El tratado proporcionó un período de gracia hasta mayo de 1838 para que la tribu se trasladara voluntariamente al territorio indio.

Crecimiento de la agricultura y el cultivo del algodón Editar

Hasta el uso generalizado de la desmotadora de algodón, el algodón de fibra corta había sido un cultivo tan arduo de cultivar y procesar debido al lento proceso de eliminar las semillas pegajosas de cada uno de los troncos individuales de algodón. Este proceso tomó tanto tiempo que fue casi infructuoso cultivar algodón. La mayor facilidad de producción de algodón debido al acceso a la desmotadora de algodón, inventada en 1793 por Eli Whitney, que usaba dientes para peinar las fibras esponjosas y eliminar todas las semillas de una manera mucho más eficiente, llevó a un aumento importante en el producción de algodón en el sur cerca de Carolina del Norte, Tennessee y Georgia. La producción aumentó de 750.000 pacas en 1830 a 2,85 millones de pacas en 1850, lo que le valió al sur el sobrenombre de King Cotton por su éxito. [6] [7] Matthew T. Gregg escribe que "Según los enumeradores del censo Cherokee de 1835, 1,707,900 acres en la Nación Cherokee en Georgia eran cultivables". [8] Esta tierra era una tierra agrícola valiosa, con el clima ideal y los 200 días sin heladas necesarios para cultivar algodón, y habría sido crucial para apoyar el crecimiento monumental de la industria del algodón, ya que habría aumentado la facilidad de transporte debido a los ferrocarriles. Los indios Cherokee generalmente cultivaban pequeñas granjas familiares y solo plantaban lo que se necesitaba para sobrevivir junto con la caza y la recolección. [9] Sin embargo, algunos siguieron el consejo de Silas Dinsmoor. Aprovecharon la creciente demanda de algodón y comenzaron a cultivarlo ellos mismos, pidiendo tarjetas de algodón, desmotadoras de algodón y ruedas giratorias del gobierno de los Estados Unidos. [10] A medida que la inmigración aumentó rápidamente durante las décadas de 1820 y 1830, y en 1850 aproximadamente 2.6 millones de personas inmigraron a los Estados Unidos, [11] el gobierno vio que la tierra podría usarse para algo más que pequeños cultivos familiares y podría proporcionar una fuente de ingresos para los agricultores que emigran al sur y necesitan tierras cultivables. Los cherokees que cultivaban algodón en exceso para vender se convirtieron en una amenaza para los colonos que esperaban capitalizar la industria del algodón al quitarles no solo tierras agrícolas valiosas, sino también agregar más algodón al mercado, lo que podría reducir la demanda y el precio. impulsando así la búsqueda de un tratado de deportación.

Georgia y la nación Cherokee Editar

La población en rápida expansión de los Estados Unidos a principios del siglo XIX creó tensiones con las tribus nativas americanas ubicadas dentro de las fronteras de los distintos estados. Si bien los gobiernos estatales no querían enclaves indígenas independientes dentro de las fronteras estatales, las tribus indígenas no querían reubicarse o renunciar a sus distintas identidades.

Con el Pacto de 1802, el estado de Georgia cedió al gobierno nacional sus reclamos de tierras occidentales (que se convirtieron en los estados de Alabama y Mississippi). A cambio, el gobierno nacional prometió llevar a cabo tratados para reubicar a las tribus indias que viven dentro de Georgia, dando así a Georgia el control de toda la tierra dentro de sus fronteras.

Sin embargo, los Cherokee, cuyas tierras tribales ancestrales se superponían a los límites de Georgia, Tennessee, Carolina del Norte y Alabama, se negaron a moverse. Establecieron una capital en 1825 en New Echota cerca de la actual Calhoun, Georgia. Además, liderado por el principal jefe John Ross y el mayor Ridge, el presidente del Consejo Nacional Cherokee, el Cherokee adoptó una constitución escrita el 26 de julio de 1827, declarando a la Nación Cherokee como una nación soberana e independiente.

Con esta constitución, se llevó a cabo una elección para Jefe Principal. John Ross ganó las primeras elecciones y se convirtió en el líder y representante de la tribu. En 1828, el gobierno Cherokee estableció una ley que abordó el tema de la remoción. La ley establecía que cualquiera que firmara un acuerdo con los Estados Unidos que se dirigiera a la tierra Cherokee sin el consentimiento del gobierno Cherokee sería considerado traidor y podría ser castigado con la muerte. [12]

La tierra Cherokee que se perdió resultó ser extremadamente valiosa. Sobre estas tierras estaban las alineaciones para los futuros derechos de paso para las comunicaciones ferroviarias y por carretera entre las laderas del este de Piedmont de las Montañas Apalaches, el río Ohio en Kentucky y el valle del río Tennessee en Chattanooga. Esta ubicación sigue siendo un activo económico estratégico y es la base del tremendo éxito de Atlanta, Georgia, como centro regional de transporte y logística. La apropiación de estas tierras por parte de Georgia de los Cherokee mantuvo la riqueza fuera de las manos de la Nación Cherokee. [ la neutralidad está en disputa]

Las tierras Cherokee en Georgia fueron colonizadas por Cherokee por la sencilla razón de que eran y siguen siendo la ruta más corta y más fácil de atravesar entre el único asentamiento de origen de agua dulce en el extremo sureste de la cordillera de los Apalaches (el río Chattahoochee), y los pasos naturales, crestas y valles que conducen al río Tennessee en lo que hoy es Chattanooga. [ cita necesaria ] Desde Chattanooga existía y existe la posibilidad de un transporte acuático durante todo el año a St. Louis y el oeste (a través de los ríos Ohio y Mississippi), o hasta el este de Pittsburgh, Pensilvania.

Estas tensiones entre Georgia y la nación Cherokee llegaron a una crisis por el descubrimiento de oro cerca de Dahlonega, Georgia, en 1828, lo que resultó en la fiebre del oro de Georgia, la primera fiebre del oro en la historia de Estados Unidos. Especuladores especuladores de oro comenzaron a invadir tierras Cherokee, y la presión comenzó a aumentar sobre el gobierno de Georgia para que cumpliera las promesas del gobierno. Pacto de 1802.

Cuando Georgia se movió para extender las leyes estatales sobre las tierras tribales Cherokee en 1830, el asunto pasó a la Corte Suprema de los Estados Unidos. En Nación Cherokee contra Georgia (1831), la corte de Marshall dictaminó que los Cherokee no eran una nación soberana e independiente y, por lo tanto, se negó a escuchar el caso. Sin embargo, en Worcester contra el estado de Georgia (1832), la Corte dictaminó que Georgia no podía imponer leyes en territorio Cherokee, ya que solo el gobierno nacional, no los gobiernos estatales, tenía autoridad en los asuntos indígenas.

A menudo se ha citado al presidente Andrew Jackson desafiando a la Corte Suprema con las palabras: "¡John Marshall ha tomado su decisión ahora, déjelo hacer cumplir!" Jackson probablemente nunca dijo esto, pero estaba completamente comprometido con la política. No tenía ningún deseo de utilizar el poder del gobierno nacional para proteger a los Cherokee de Georgia, ya que ya estaba enredado con los problemas de derechos de los estados en lo que se conoció como la crisis de anulación. Con la Ley de Remoción de Indios de 1830, el Congreso de los Estados Unidos había otorgado a Jackson autoridad para negociar tratados de remoción, intercambiando tierras indígenas en el este por tierras al oeste del río Mississippi. Jackson usó la disputa con Georgia para presionar al Cherokee para que firmara un tratado de remoción. [13]

Debido a las leyes aprobadas por el Estado de Georgia que invaden las tierras Cherokee, la Nación Cherokee trasladó su capital a Red Clay Council Grounds a unos cientos de yardas al norte de la línea estatal en el actual condado de Bradley, Tennessee. [14]

Tratado de Nueva Echota Editar

Con la aplastante reelección de Andrew Jackson en 1832, algunos de los Cherokee más estridentes que se oponían a la destitución comenzaron a reconsiderar sus posiciones. Liderados por Major Ridge, su hijo John Ridge y sus sobrinos Elias Boudinot y Stand Watie, se hicieron conocidos como el "Partido Ridge" o el "Partido del Tratado". El Partido Ridge creía que lo mejor para los Cherokee era obtener términos favorables del gobierno de los Estados Unidos, antes de que los ocupantes ilegales blancos, los gobiernos estatales y la violencia empeoraran las cosas. John Ridge inició conversaciones no autorizadas con la administración de Jackson a finales de la década de 1820. Mientras tanto, en previsión de la expulsión de los cherokee, el estado de Georgia comenzó a realizar loterías para dividir las tierras tribales de los cherokee entre los georgianos blancos.

Sin embargo, el director principal John Ross y la mayoría de la gente de Cherokee se opusieron rotundamente a la destitución. El jefe Ross canceló las elecciones tribales en 1832, el Consejo amenazó con acusar a los Ridges y un miembro prominente del Partido del Tratado, John "Jack" Walker, Jr., fue asesinado. Los Ridges respondieron eventualmente formando su propio consejo, que representaba solo a una fracción del pueblo Cherokee. Esto dividió a la Nación Cherokee en dos facciones: las que siguieron a Ross, conocido como el Partido Nacional, y las del Partido del Tratado, que eligieron a William A. Hicks, quien había sucedido brevemente a su hermano Charles R. Hicks como Jefe Principal de la Nación Cherokee. para actuar como líder titular de la facción pro-Tratado, con el ex secretario del Consejo Nacional Alexander McCoy como su asistente.

John Ross declara en su carta al Congreso: "Por las estipulaciones de este instrumento, somos despojados de nuestras posesiones privadas, la propiedad irrenunciable de los individuos. Estamos despojados de todos los atributos de libertad y elegibilidad para la legítima defensa. Nuestra propiedad puede ser saqueados ante nuestros ojos la violencia puede ser cometida en nuestras personas incluso nuestras vidas pueden ser arrebatadas, y no hay nadie que atienda nuestras quejas. Estamos desnacionalizados estamos privados de derechos. ¡Estamos privados de ser miembros de la familia humana! No tenemos ni tierra ni hogar, ni lugar de descanso que pueda llamarse nuestro. Y esto se efectúa por las disposiciones de un pacto que asume el venerado, el sagrado nombre de tratado. ¡Estamos abrumados! Nuestros corazones se enferman, nuestra expresión se paraliza, cuando reflexionar sobre la condición en la que nos encontramos, por las prácticas audaces de hombres sin principios, que han manejado sus estratagemas con tanta destreza como para imponerse al Gobierno de los Estados Unidos, en el rostro de nuestras protestas serias, solemnes y reiteradas ".

En 1835, Jackson nombró al reverendo John F. Schermerhorn comisionado del tratado. El gobierno de los Estados Unidos propuso pagarle a la Nación Cherokee US $ 4.5 millones (entre otras consideraciones) para que se retiren. Estos términos fueron rechazados en octubre de 1835 por la reunión del Consejo de la Nación Cherokee en Red Clay. El jefe Ross, tratando de cerrar la brecha entre su administración y el Partido Ridge, viajó a Washington con un partido que incluía a John Ridge y Stand Watie para iniciar nuevas negociaciones, pero fueron rechazados y se les dijo que trataran con Schermerhorn.

Mientras tanto, Schermerhorn organizó una reunión con los miembros del consejo a favor de la remoción en New Echota, Georgia.Solo quinientos Cherokee de miles respondieron a la convocatoria y, el 30 de diciembre de 1835, veintiún proponentes de la remoción Cherokee, Major Ridge, Elias Boudinot, James Foster, Testaesky, Charles Moore, George Chambers, Tahyeske, Archilla Smith, Andrew Ross (hermano menor del jefe John Ross), William Lassley, Caetehee, Tegaheske, Robert Rogers, John Gunter, John A. Bell, Charles Foreman, William Rogers, George W. Adair, James Starr y Jesse Halfbreed, firmado o dejado Marcas "X" en el Tratado de Nueva Echota después de que los presentes votaran por unanimidad su aprobación. John Ridge y Stand Watie firmaron el tratado cuando lo llevaron a Washington. El jefe Ross, como se esperaba, se negó.

Este tratado, que no fue aprobado por el Consejo Nacional, cedió todas las tierras Cherokee al este del río Mississippi a cambio de cinco millones de dólares para ser desembolsados ​​per cápita, medio millón de dólares adicionales para fondos educativos, título a perpetuidad. a una cantidad de tierra en territorio indio igual a la que se entregó, y una compensación total por todas las propiedades dejadas en el este. También había una cláusula en el tratado como firmado permitiendo a los Cherokee que así lo deseaban permanecer y convertirse en ciudadanos de los estados en los que residían en 160 acres (0,65 km 2) de tierra, pero que luego fue eliminado por el presidente Jackson.

A pesar de las protestas del Consejo Nacional Cherokee y del jefe principal Ross de que el documento era un fraude, el Congreso ratificó el tratado el 23 de mayo de 1836 por solo un voto.

El proceso de eliminación de Cherokee se llevó a cabo en tres etapas. Comenzó con la destitución voluntaria de los partidarios del tratado, que estaban dispuestos a aceptar el apoyo del gobierno y trasladarse al oeste por su cuenta en los dos años posteriores a la firma del Tratado de Nueva Echota en 1835. La mayoría de los cherokee, incluido el jefe John Ross, estaban indignados y no querían moverse, y reaccionaron con oposición. No creían que el gobierno tomaría ninguna medida en su contra si optaban por quedarse. Sin embargo, se envió al ejército de los EE. UU. Y comenzó la etapa de expulsión forzosa. Los Cherokee fueron llevados violentamente a campos de internamiento, donde permanecieron durante el verano de 1838. El transporte real hacia el oeste se retrasó por el intenso calor y la sequía, pero en el otoño, los Cherokee accedieron a regañadientes a transportarse hacia el oeste bajo la supervisión del Jefe Ross. en la etapa de eliminación reacia. [15] [16]

Eliminación voluntaria Editar

El Tratado proporcionó un período de gracia de dos años para que Cherokee emigrara voluntariamente al territorio indio. Sin embargo, el presidente Andrew Jackson envió al general John E. Wool para comenzar el proceso de reunir a todos aquellos que aceptarían las disposiciones del gobierno y prepararlos para su destitución. A su llegada, la oposición acérrima al tratado fue evidente para el general Wool, ya que las disposiciones fueron rechazadas por casi todos con los que entró en contacto, y parecía que nadie se retiraría voluntariamente. Debido a la firme oposición, los preparativos no comenzaron durante varios meses, lo que frustró enormemente al general Wool, quien informó que los indios "se oponían casi universalmente al tratado". [17] Durante este tiempo, los defensores de la expulsión dentro de Cherokee también estaban haciendo esfuerzos para persuadir al resto de la gente a aceptar la subsistencia del gobierno y, por lo tanto, ceder a lo inevitable. La parte del tratado convocó una reunión de Cherokee el 12 de septiembre de 1836 para hacer precisamente eso, pero la reunión fue cancelada debido a la posterior convocatoria de John Ross para otra reunión que se opuso a los objetivos de la primera en todos los sentidos. Ross instó a la gente a continuar rechazando cualquier limosna del gobierno, enfatizando que la aceptación de tal obsequio también significaba la aceptación de los términos del tratado. Al ver que todos los esfuerzos para influir en sus hermanos fueron infructuosos, varios cherokee (en su mayoría miembros de la facción Ridge) cesaron su demora y aceptaron fondos del gobierno para la subsistencia y el transporte. Un total aproximado de 2.000 Cherokee se trasladaron voluntariamente hacia el oeste, dejando atrás a unos 13.000 de sus hermanos, que continuaron su oposición. Muchos viajaron individualmente o en familia, pero había varios grupos organizados:

  1. John S. Young, Conductor a través de los barcos fluviales 466 Cherokee y 6 Creek, partió el 1 de marzo de 1837 y llegó el 28 de marzo de 1837, incluidos Major Ridge y Stand Watie.
  2. B.B. Cannon, Conductor por tierra 355 personas (15 muertes) partieron el 15 de octubre de 1837 llegaron el 29 de diciembre de 1837, incluido James Starr.
  3. El reverendo John Huss, director de orquesta, por tierra 74 personas partieron el 11 de noviembre de 1837 y se desconoce su llegada.
  4. Robert B. Vann, líder 133 personas se fueron el 1 de diciembre de 1837 y llegó el 17 de marzo de 1838.
  5. Teniente Edward Deas, Conductor en bote 252 personas (2 muertes) partieron el 6 de abril de 1838 y llegaron el 1 de mayo de 1838.
  6. 162 personas partieron el 25 de mayo de 1838 y llegaron el 21 de octubre de 1838.
  7. 96 personas fecha desconocida llegaron el 1 de junio de 1838.
  8. Teniente Edward Deas y John Adair Bell, Co-Conductores, por tierra, 660 personas partieron el 11 de octubre de 1838 650 llegaron el 7 de enero de 1839.

Hay listas de reclutamiento para los grupos # 1, 3 - 6 y diarios de directores para los grupos # 2 y 5 entre los registros de la Oficina de Asuntos Indígenas en los Archivos Nacionales. A pesar de los halagos del gobierno, solo unos pocos cientos se ofrecieron como voluntarios para aceptar los términos del Tratado para la Remoción.

Remoción forzada Editar

Muchos estadounidenses estaban indignados por la dudosa legalidad del tratado y pidieron al gobierno que no obligara a los Cherokee a moverse. Por ejemplo, el 23 de abril de 1838, Ralph Waldo Emerson escribió una carta al sucesor de Jackson, el presidente Martin Van Buren, instándole a no infligir "un ultraje tan grande a la nación Cherokee". [18]

Sin embargo, cuando se acercaba la fecha límite del 23 de mayo de 1838 para la remoción voluntaria, el presidente Van Buren asignó al general Winfield Scott para que dirigiera la operación de remoción forzosa. Estableció un cuartel general de operaciones militares en Fort Cass en Charleston, Tennessee, en el sitio de la Agencia India, [19] y llegó a Nueva Echota el 17 de mayo de 1838, al mando del Ejército de los EE. UU. Y la milicia estatal con un total de aproximadamente 7,000 soldados. Scott desalentó el maltrato de los nativos americanos y ordenó a sus tropas que "mostraran toda la bondad posible hacia los cherokee y arrestaran a cualquier soldado que infligiera una herida sin sentido o un insulto a cualquier hombre, mujer o niño cherokee". [20] Comenzaron a acorralar a Cherokee en Georgia el 26 de mayo de 1838, diez días después, comenzaron las operaciones en Tennessee, Carolina del Norte y Alabama. Hombres, mujeres y niños fueron sacados a punta de pistola de sus hogares durante tres semanas y reunidos en campos de concentración, a menudo con muy pocas de sus posesiones. Unos mil cherokee se refugiaron en las montañas al este, y algunos que poseían propiedades privadas también escaparon de la evacuación. [21] El soldado John G. Burnett escribió más tarde: "Las generaciones futuras leerán y condenarán el acto y espero que la posteridad recuerde que los soldados rasos como yo y los cuatro Cherokee que fueron obligados por el general Scott a disparar contra un jefe indio y su niños, tuvimos que ejecutar las órdenes de nuestros superiores. No teníamos elección en el asunto ".

Esta historia es quizás una versión confusa del episodio cuando un cherokee llamado Tsali o Charley y otros tres mataron a dos soldados en las montañas de Carolina del Norte durante la redada. [ cita necesaria ] Los dos indios fueron posteriormente localizados y ejecutados por la banda de Cherokee del Jefe Euchella a cambio de un trato con el Ejército para evitar su propia expulsión. Luego, los Cherokee fueron llevados por tierra a los puntos de partida en Ross's Landing (Chattanooga, Tennessee) y Gunter's Landing (Guntersville, Alabama) en el río Tennessee, y forzados a embarcarse en botes y los vapores "Smelter" y "Little Rock". Desafortunadamente, una sequía trajo niveles bajos de agua en los ríos, lo que requirió la descarga frecuente de embarcaciones para evadir obstáculos y bajíos. La Remoción dirigida por el Ejército se caracterizó por muchas muertes y deserciones, y esta parte de la Remoción Cherokee resultó ser un fiasco y el General Scott ordenó la suspensión de más esfuerzos de remoción. Los grupos operados por el Ejército fueron:

  1. El teniente Edward Deas, director 800 partió el 6 de junio de 1838 en el barco 489 llegó el 19 de junio de 1838.
  2. Teniente Monroe, Conductor, 164 personas partieron el 12 de junio de 1838, llegada desconocida.
  3. Teniente R.H.K. Whiteley, ca. 800 personas partieron el 13 de junio de 1838 en barco y llegaron el 5 de agosto de 1838 (70 muertos).
  4. Capitán Gustavus S. Drane, Conductor, 1072 partió el 17 de junio de 1838 en barco, 635 llegaron el 7 de septiembre de 1838 (146 muertes, 2 nacimientos).

Las listas de reunión para los grupos # 1 y 4 están en los registros de la Oficina de Asuntos Indígenas y el # 2 en los registros de los Comandos Continentales del Ejército (División Este, documentos del General Winfield Scott) en los Archivos Nacionales. Hay diarios de directores para los grupos # 1 y 3 entre los Archivos Especiales de la Oficina de Asuntos Indígenas.

Las muertes y deserciones en los destacamentos de botes del Ejército hicieron que el General Scott suspendiera los esfuerzos de Remoción del Ejército, y los Cherokee restantes fueron enviados a once campos de internamiento, ubicados en Fort Cass, Ross's Landing en la actual Chattanooga, Tennessee, Red Clay, Bedwell Springs. , Chatata, Mouse Creek, Rattlesnake Springs, Chestoee y Calhoun, y un campamento cerca de Fort Payne en Alabama. Desde los campamentos, los Cherokee fueron luego reubicados en tres depósitos de emigración, que estaban ubicados en Fort Cass, Ross's Landing y Gunter's Landing cerca de Guntersville, Alabama. [19]

Cherokee permaneció en los campos durante el verano de 1838 y estuvo plagado de disentería y otras enfermedades, lo que provocó 353 muertes. Un grupo de Cherokee solicitó al general Scott una demora hasta que el clima más fresco hiciera el viaje menos peligroso. Esto fue concedido mientras el Jefe Ross, finalmente aceptando la derrota, logró que el resto de la destitución se entregara a la supervisión del Consejo Cherokee. Aunque hubo algunas objeciones dentro del gobierno de los EE. UU. Debido al costo adicional, el general Scott otorgó un contrato para remover a los 11,000 Cherokee restantes bajo la supervisión del Jefe Principal Ross, con gastos a ser pagados por el Ejército, lo que indignó al presidente Van Buren y sorprendió muchos. [17]

Retirada renuente Editar

El jefe John Ross se aseguró de confirmar y asegurar su posición como líder del proceso de remoción al consultar con otros líderes Cherokee, quienes le otorgaron la responsabilidad total de esta abrumadora tarea. Luego no perdió tiempo en la elaboración de un plan, en el que organizó 12 vagones, cada uno con unas 1.000 personas y conducidos por líderes tribales veteranos de sangre pura o mestizos educados. A cada vagón se le asignaron médicos, intérpretes (para ayudar a los médicos), comisarios, gerentes, capitanes de carromatos, camioneros e incluso sepultureros. [17] El jefe Ross también compró el barco de vapor. Victoria en el que sus propias familias y las de los líderes tribales pudieran viajar cómodamente. Lewis Ross, el hermano del Jefe, fue el contratista principal y proporcionó forraje, raciones y ropa para los vagones. Aunque este arreglo supuso una mejora para todos los interesados, la enfermedad y la exposición aún se cobraron muchas vidas.

Estos destacamentos se vieron obligados a caminar por varios senderos, cruzando Kentucky, Illinois, Tennessee, Mississippi, Arkansas y Missouri hasta el destino final de Oklahoma. Una de las rutas principales comenzó en Chattanooga, TN y tomó una ruta del noroeste a través del este de Kentucky y el sur de Illinois antes de dirigirse hacia el suroeste cerca del centro de Missouri. El viaje completo fue de aproximadamente 2,200 millas. El Cherokee soportó temperaturas bajo cero, tormentas de nieve y neumonía. La dureza del sendero y las intensas condiciones climáticas cobraron alrededor de 4.000 vidas, aunque las estimaciones varían. [20] [21]

  1. Daniel Colston, Director (la primera elección Hair Conrad se enfermó) Asistente. El conductor Jefferson Nevins 710 personas partieron el 5 de octubre de 1838 del campamento de la Agencia y 654 personas llegaron al lugar de Woodall en el territorio indio el 4 de enero de 1839 (57 muertes, 9 nacimientos, 24 desertores).
  2. Elijah Hicks, Conductor White Path (fallecido cerca de Hopkinsville, Kentucky) y William Arnold, Asistente. Conductores 809 personas salieron el 4 de octubre de 1838 de Camp Ross en Gunstocker Creek y 744 personas llegaron el 4 de enero de 1839 a la casa de la Sra. Webber en el territorio indio.
  3. Rev. Jesse Bushyhead, Director Roman Nose, Asistente. El conductor 864 partió el 16 de octubre de 1838 del campamento de Chatata Creek y el 898 llegó el 27 de febrero de 1839 a Fort Wayne, Indiana. Ty. (38 muertes, 6 nacimientos, 151 desertores, 171 adiciones).
  4. Capitán John Benge, Director George C. Lowrey, Jr. Asistente. El conductor 1.079 personas abandonaron el campamento de Fort Payne, Alabama, el 1 de octubre de 1838 y 1.132 llegaron el 11 de enero de 1839 a la casa de la Sra. Webber, Territorio Indio. (33 muertes, 3 nacimientos).
  5. Situake, Director Rev. Evan Jones, Asistente. El director de orquesta 1.205 personas partieron el 19 de octubre de 1838 del campamento de Savannah Creek y 1.033 llegaron el 2 de febrero de 1839 (en Beatties 'Prairie, Territorio Indio. (71 muertes, 5 nacimientos).
  6. Capitán Old Fields, Director Reverendo Stephen Foreman, Asistente. El conductor 864 personas partieron el 10 de octubre de 1838 del campamento de Candy's Creek y 898 llegaron el 2 de febrero de 1839 a Beatties 'Prairie (57 muertes, 19 nacimientos, 10 desertores, 6 adiciones).
  7. Moses Daniel, Director George Still, Sr. Asistente. El conductor 1.031 personas partieron del campamento de la Agencia el 23 de octubre de 1838 y 924 llegaron el 2 de marzo de 1839 a la casa de la Sra. Webber (48 muertes, 6 nacimientos).
  8. Chuwaluka (también conocido como Bark), el director James D. Wofford (despedido por ebriedad) y Thomas N. Clark, Jr. Asst. Los conductores 1,120 salieron el 27 de octubre de 1838 del campamento de Mouse Creek y 970 llegaron el 1 de marzo de 1839 a Fort Wayne.
  9. Juez James Brown, Director Lewis Hildebrand, Asistente. El conductor 745 partió el 31 de octubre de 1838 del campamento de Ootewah Creek y el 717 llegó el 3 de marzo de 1839 a Park Hill.
  10. George Hicks, director Collins McDonald, asistente. El conductor 1.031 partió el 4 de noviembre de 1838 del campamento de Mouse Creek y 1.039 llegó el 14 de marzo de 1839 cerca de Fort Wayne.
  11. Richard Taylor, director Walter Scott Adair, asistente. El conductor 897 partió el 6 de noviembre de 1838 del campamento de Ooltewah Creek y el 942 llegó el 24 de marzo de 1839 al lugar de Woodall (55 muertes, 15 nacimientos). El reverendo misionero Daniel Butrick acompañó este destacamento y su diario ha sido publicado.
  12. Peter Hildebrand, director James Vann Hildebrand, asistente. El conductor 1.449 partió el 8 de noviembre de 1838 del campamento de Ocoe y 1.311 llegó el 25 de marzo de 1839 cerca de la casa de Woodall.
  13. Victoria Destacamento - John Drew Conductor John Golden Ross, Asistente. El conductor 219 salió el 5 de noviembre de 1838 del campo de la Agencia y el 231 llegó el 18 de marzo de 1839 a Tahlequah.

Existen listas de reclutamiento para cuatro (Benge, Chuwaluka, G. Hicks e Hildebrand) de los 12 trenes de vagones y nóminas de funcionarios para los 13 destacamentos entre los documentos personales del Jefe Principal John Ross en la Institución Gilcrease en Tulsa, OK.


Contenido

En 1830, un grupo de tribus indias, colectivamente denominadas "Cinco Tribus Civilizadas" (las tribus Cherokee, Chickasaw, Choctaw, Muscogee y Seminole) vivían como naciones autónomas en lo que más tarde se denominaría el Sur Profundo de Estados Unidos. El proceso de transformación cultural de su modo de vida tradicional hacia un estilo de vida estadounidense blanco propuesto por George Washington y Henry Knox estaba ganando impulso, especialmente entre los Cherokee y Choctaw. [9] [10]

Los colonos estadounidenses habían estado presionando al gobierno federal para que expulsara a los indígenas del sureste, muchos colonos estaban invadiendo tierras indígenas, mientras que otros querían que se pusieran más tierras a disposición de los colonos. Aunque algunos se opusieron vehementemente al esfuerzo, incluido el congresista estadounidense Davy Crockett de Tennessee, el presidente Andrew Jackson logró que el Congreso aprobara la Ley de Remoción de Indígenas de 1830, que autorizaba al gobierno a extinguir cualquier título indígena sobre reclamos de tierras en el sureste.

En 1831, Choctaw se convirtió en la primera nación en ser removida, y su remoción sirvió como modelo para todas las futuras reubicaciones. Después de dos guerras, muchos Seminoles fueron removidos en 1832. La remoción de Creek siguió en 1834, la Chickasaw en 1837, y finalmente la Cherokee en 1838. [11] Sin embargo, algunos lograron evadir las remociones y permanecieron en sus tierras ancestrales algunos Choctaw todavía residen en Mississippi, Creek en Alabama y Florida, Cherokee en Carolina del Norte y Seminole en Florida. Un pequeño grupo de Seminole, menos de 500, evadió la expulsión forzada. La moderna Tribu Seminole de Florida desciende de estos individuos. [12] Un pequeño número de no nativos americanos que vivían con las tribus, incluidos algunos de ascendencia africana (incluidos más de 4.000 esclavos y otros como cónyuges o libertos), también acompañaron a los indios en el viaje hacia el oeste. [11] Para 1837, 46.000 indios de los estados del sureste habían sido desalojados de sus tierras natales, abriendo así 25 millones de acres (100.000 km 2) para asentamientos blancos. [11] [13]

Antes de 1838, los límites fijos de estas naciones tribales autónomas, que comprenden grandes áreas de los Estados Unidos, estaban sujetos a cesiones y anexiones continuas, en parte debido a la presión de los ocupantes ilegales y la amenaza de la fuerza militar en los territorios estadounidenses recientemente declarados, administrados por el gobierno federal. regiones cuyos límites se superponían a las reclamaciones de los tratados nativos. A medida que estos territorios se convirtieron en estados de EE. UU., Los gobiernos estatales buscaron disolver los límites de las naciones indias dentro de sus fronteras, que eran independientes de la jurisdicción estatal, y expropiar la tierra allí. Estas presiones se vieron exacerbadas por el crecimiento de la población estadounidense y la expansión de la esclavitud en el sur, con el rápido desarrollo del cultivo del algodón en las tierras altas después de la invención de la desmotadora de algodón por Eli Whitney. [14]

El papel de Jackson

El apoyo de Andrew Jackson para la expulsión de los nativos americanos comenzó al menos una década antes de su presidencia. [15] La destitución de indios fue la principal prioridad legislativa de Jackson al asumir el cargo. [16] Las remociones, realizadas bajo los presidentes Jackson y Van Buren, siguieron la Ley de Remoción de Indios de 1830, que otorgó al presidente poderes para intercambiar tierras con tribus nativas y proporcionar mejoras de infraestructura en las tierras existentes. La ley también otorgó al presidente el poder de pagar los costos de transporte a Occidente, en caso de que las tribus decidieran reubicarse voluntariamente. Sin embargo, la ley no permitía que el presidente obligara a las tribus a trasladarse al oeste sin un tratado de mutuo acuerdo. [17] Refiriéndose a la Ley de deportación de indios, se cita a Martin Van Buren, vicepresidente y sucesor de Jackson, diciendo: "No hubo ninguna medida, en todo el curso de la administración [de Jackson], de la que él fuera más exclusivamente el autor que esta . " [dieciséis]

En los años posteriores a la Ley, Cherokee presentó varias demandas relacionadas con conflictos con el estado de Georgia. Algunos de estos casos llegaron a la Corte Suprema, siendo el más influyente Worcester contra Georgia (1832). Samuel Worcester y otros no indígenas fueron condenados por la ley de Georgia por residir en territorio Cherokee en el estado de Georgia sin una licencia. Worcester fue sentenciado a prisión por cuatro años y apeló el fallo, argumentando que esta sentencia violaba los tratados celebrados entre las naciones indias y el gobierno federal de los Estados Unidos al imponer leyes estatales en tierras Cherokee. La Corte falló a favor de Worcester, declarando que la Nación Cherokee estaba sujeta solo a la ley federal y que la Cláusula de Supremacía prohibía la interferencia legislativa del estado de Georgia.El presidente del Tribunal Supremo Marshall argumentó: "La nación cherokee, entonces, es una comunidad distinta que ocupa su propio territorio en el que las leyes de Georgia no pueden tener fuerza. Toda la relación entre los Estados Unidos y esta nación, es, por nuestra constitución y leyes, investido en el gobierno de los Estados Unidos ". [18]

Andrew Jackson no escuchó el mandato de la Corte Suprema que prohíbe a Georgia inmiscuirse en tierras Cherokee. Temía que la aplicación de la ley condujera a una guerra abierta entre las tropas federales y la milicia de Georgia, lo que agravaría la crisis en curso en Carolina del Sur y conduciría a una guerra civil más amplia. En cambio, negoció vigorosamente un tratado de intercambio de tierras con Cherokee. [19] Los opositores políticos Henry Clay y John Quincy Adams, que apoyaron a la Worcester decisión, estaban indignados por la negativa de Jackson a defender las reclamaciones de Cherokee contra el estado de Georgia. [20] El autor y activista político Ralph Waldo Emerson escribió un relato de la asimilación Cherokee en la cultura estadounidense, declarando su apoyo a la Worcester decisión. [21]

Jackson decidió continuar con la expulsión de los indios y negoció el Tratado de Nueva Echota, el 29 de diciembre de 1835, que otorgó a los Cherokee dos años para trasladarse al Territorio Indio (lo que hoy es Oklahoma). Solo una fracción de los cherokees se fue voluntariamente. El gobierno de Estados Unidos, con la ayuda de las milicias estatales, obligó a la mayoría de los Cherokees restantes al oeste en 1838. [22] Los Cherokees fueron enviados temporalmente a campamentos en el este de Tennessee. En noviembre, los Cherokee se dividieron en grupos de alrededor de 1.000 cada uno y comenzaron el viaje hacia el oeste. Soportaron fuertes lluvias, nieve y temperaturas bajo cero.

Cuando los Cherokee negociaron el Tratado de New Echota, intercambiaron todas sus tierras al este del Mississippi por tierras en la moderna Oklahoma y un pago de $ 5 millones del gobierno federal. Muchos Cherokee se sintieron traicionados porque su liderazgo aceptó el trato, y más de 16,000 Cherokee firmaron una petición para evitar la aprobación del tratado. A fines de la década de 1840, decenas de miles de Cherokee y otras tribus habían sido expulsados ​​de sus tierras al este del río Mississippi. The Creek, Choctaw, Seminole y Chicksaw también fueron reubicados bajo la Ley de Remoción de Indios de 1830. Un líder choctaw describió la remoción como "Un rastro de lágrimas y muertes", un evento devastador que eliminó a la mayoría de la población nativa del sureste de Estados Unidos. Estados de sus patrias tradicionales. [23]

Terminología

Las últimas reubicaciones forzosas se han denominado a veces "marchas de la muerte", en particular sobre la marcha Cherokee a través del Medio Oeste en 1838, que ocurrió en una ruta predominantemente terrestre. [14]

Los nativos americanos que tenían los medios inicialmente previstos para su propia expulsión. Los contingentes que fueron liderados por conductores del Ejército de los EE. UU. Incluían a los liderados por Edward Deas, quien se decía que era un simpatizante de la difícil situación de los Cherokee. [ cita necesaria ] El mayor número de muertos por la reubicación forzosa Cherokee proviene del período posterior a la fecha límite del 23 de mayo de 1838. Esto fue en el momento en que los Cherokee restantes fueron rodeados en campamentos y presionados en destacamentos de gran tamaño, a menudo de más de 700 (más grandes que las poblaciones de Little Rock o Memphis en ese momento). Las enfermedades transmisibles se propagan rápidamente a través de estos grupos estrechamente divididos, matando a muchos. Estos contingentes fueron de los últimos en moverse, pero siguiendo las mismas rutas que los demás habían tomado, las áreas por las que pasaban se habían agotado de suministros debido a la gran cantidad de personas que habían ido antes que ellos. Los manifestantes fueron objeto de extorsión y violencia a lo largo de la ruta. Además, estos últimos contingentes se vieron obligados a partir durante los meses más calurosos y fríos del año, matando a muchos. La exposición a los elementos, las enfermedades y el hambre, el hostigamiento por parte de los hombres de la frontera local y las raciones insuficientes mataron de manera similar hasta un tercio de los choctaw y otras naciones en marcha. [24]

Existe cierto debate entre los historiadores y las tribus afectadas sobre si el término "Sendero de lágrimas" debe usarse para referirse a la historia completa de las reubicaciones forzosas de los Estados Unidos al este del Mississippi en el territorio indio (como era la política estadounidense declarada ) oa las cinco tribus descritas anteriormente, a la ruta de la marcha terrestre específicamente, oa marchas específicas en las que se acorralaron los reductos restantes de cada área.

"Rastro de lágrimas" es posiblemente un término propagandístico para la expulsión, ya que solo se volvió omnipresente al referirse al evento más de 100 años después, agregando una connotación emocional y sociopolítica que apenas estaba presente desde el principio, historiográficamente. [25] [26]

Los límites territoriales reclamados como soberanos y controlados por las naciones indias que vivían en lo que entonces se conocía como los Territorios Indios, la parte de los primeros Estados Unidos al oeste del río Mississippi aún no reclamada o asignada para convertirse en Oklahoma, fueron fijados y determinados por tratados con el gobierno federal de los Estados Unidos. Estos reconocieron a los gobiernos tribales como naciones dependientes pero internamente soberanas, o naciones autónomas bajo la jurisdicción exclusiva del gobierno federal.

Mientras conservaban su gobierno tribal, que incluía una constitución o un consejo oficial en tribus como los iroqueses y cherokee, muchas porciones de las naciones indias del sudeste se habían integrado parcial o completamente económicamente en la economía de la región. Esto incluyó la economía de las plantaciones en estados como Georgia y la posesión de esclavos. Estos esclavos también fueron reubicados por la fuerza durante el proceso de expulsión. [14]

Según la historia de la ley de tratados de EE. UU., Los límites territoriales reclamados por tribus reconocidas a nivel federal recibieron el mismo estatus bajo el cual se reconocieron los reclamos tribales del sureste hasta el siguiente establecimiento de reservas de tierras, determinadas por el gobierno federal, que fueron cedidas a las tribus restantes. por de jure tratado, en un proceso que a menudo implicaba una reubicación forzosa. El establecimiento del Territorio Indio y la extinción de las reclamaciones territoriales de los indios al este del Mississippi anticiparon el establecimiento del sistema de reservas de indios estadounidenses. Se impuso sobre las tierras indígenas restantes a finales del siglo XIX.

El argumento legal a favor de la soberanía india persistió hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos falló en Nación Cherokee contra Georgia (1831), que (p.ej.) los Cherokee no eran una nación soberana e independiente y, por lo tanto, no tenían derecho a una audiencia ante el tribunal. Sin embargo, en Worcester contra Georgia (1832), el tribunal restableció la soberanía interna limitada bajo la jurisdicción exclusiva del gobierno federal, en un fallo que se opuso a la reubicación forzosa posterior y sentó las bases para la jurisprudencia estadounidense moderna.

Si bien Jackson desafió este último fallo, [27] las acciones de la administración de Jackson no fueron aisladas porque los funcionarios estatales y federales habían violado tratados sin consecuencias, a menudo atribuidas a la exigencia militar, ya que los miembros de las naciones indias individuales no eran automáticamente Estados Unidos. ciudadanos y rara vez se les otorgó un lugar en cualquier tribunal de los EE. UU.

La participación de Jackson en lo que se conoció como el Sendero de las Lágrimas dio forma a lo que ocurrió inmensamente: en un discurso sobre la expulsión de los indios, Jackson dijo:

Separará a los indios del contacto inmediato con los asentamientos de los blancos, los liberará del poder de los Estados, les permitirá perseguir la felicidad a su manera y bajo sus propias instituciones groseras retrasará el progreso de la decadencia, que está disminuyendo su número, y quizás hacer que gradualmente, bajo la protección del Gobierno y por la influencia de buenos consejos, se deshagan de sus hábitos salvajes y se conviertan en una comunidad interesante, civilizada y cristiana.

Según Jackson, la medida no sería más que beneficiosa para todas las partes. Su punto de vista obtuvo el apoyo de muchos estadounidenses, muchos de los cuales se beneficiarían económicamente de los traslados forzosos.

Esto se vio agravado por el hecho de que, si bien existían pruebas de ciudadanía para los indios que vivían en áreas recién anexadas antes y después de la reubicación forzosa, los estados individuales de los EE. UU. No reconocían los reclamos de tierras tribales, solo los títulos individuales según la ley estatal, y distinguían entre los derechos de los blancos y los no -ciudadanos blancos, que a menudo tenían una posición limitada en los tribunales y la expulsión de indios se llevó a cabo bajo la jurisdicción militar de los EE. UU., A menudo por milicias estatales. Como resultado, los indios que pudieron demostrar la ciudadanía estadounidense fueron, sin embargo, desplazados de las áreas recién anexadas. [14] Las acciones militares y los tratados posteriores promulgados por las administraciones de Jackson y Martin Van Buren de conformidad con la ley de 1830, que el congresista de Tennessee Davy Crockett había votado sin éxito en contra, [28] se considera ampliamente que han causado directamente la expulsión o muerte de un importante parte de la población india que entonces vivía en el sureste de los Estados Unidos.

La nación Choctaw residía en grandes porciones de lo que ahora son los estados estadounidenses de Alabama, Mississippi y Louisiana. Después de una serie de tratados que comenzaron en 1801, la nación Choctaw se redujo a 11.000.000 acres (45.000 km 2). El Tratado de Dancing Rabbit Creek cedió el país restante a los Estados Unidos y fue ratificado a principios de 1831. Las remociones solo se acordaron después de que una disposición en el Tratado de Dancing Rabbit Creek permitiera que algunos Choctaw permanecieran. El jefe de la tribu Choctaw, George W. Harkins, escribió a los ciudadanos de los Estados Unidos antes de que comenzaran las mudanzas:

Es con considerable timidez que intento dirigirme al pueblo estadounidense, conociendo y sintiendo con sensatez mi incompetencia y creyendo que sus mentes altamente mejoradas no se divertirían con la dirección de un Choctaw. Pero habiendo decidido emigrar al oeste del río Mississippi este otoño, he considerado apropiado despedirme de usted para hacer algunas observaciones que expresen mis opiniones y los sentimientos que me mueven sobre el tema de nuestra expulsión. Nosotros, como Choctaws, preferimos sufrir y ser libres, que vivir bajo la influencia degradante de leyes, que nuestra voz no pudo ser escuchada en su formación.

El secretario de Guerra de los Estados Unidos, Lewis Cass, nombró a George Gaines para administrar las mudanzas. Gaines decidió eliminar Choctaws en tres fases comenzando en 1831 y terminando en 1833. La primera debía comenzar el 1 de noviembre de 1831, con grupos reunidos en Memphis y Vicksburg. Un duro invierno azotaría a los emigrantes con inundaciones repentinas, aguanieve y nieve. Inicialmente, los Choctaw iban a ser transportados en carretas, pero las inundaciones los detuvieron. Con la comida agotándose, los residentes de Vicksburg y Memphis estaban preocupados. Cinco barcos de vapor (el Walter Scott, los Brandywine, los Reno, los Talma, y el Cleopatra) transportaría Choctaw a sus destinos en el río. El grupo de Memphis viajó por Arkansas durante aproximadamente 60 millas (100 km) hasta Arkansas Post. Allí la temperatura se mantuvo por debajo del punto de congelación durante casi una semana con los ríos obstruidos por el hielo, por lo que no se pudo viajar durante semanas. El racionamiento de alimentos consistía en un puñado de maíz hervido, un nabo y dos tazas de agua caliente al día. Se enviaron cuarenta vagones del gobierno a Arkansas Post para transportarlos a Little Rock. Cuando llegaron a Little Rock, un jefe de Choctaw se refirió a su viaje como un "rastro de lágrimas y muerte". [30] El grupo de Vicksburg estaba dirigido por un guía incompetente y se perdió en los pantanos del lago Providence.

Alexis de Tocqueville, el filósofo francés, fue testigo de la remoción de Choctaw mientras estaba en Memphis, Tennessee en 1831:

En toda la escena había un aire de ruina y destrucción, algo que delataba un adiós final e irrevocable que uno no podía ver sin sentir el corazón retorcido. Los indios estaban tranquilos pero sombríos y taciturnos. Había uno que hablaba inglés y a quien le pregunté por qué los Chactas se iban de su país. "Ser libre", respondió, nunca podría sacarle ninguna otra razón. Nosotros . mira la expulsión. de uno de los pueblos americanos más famosos y antiguos.

Casi 17.000 choctaw se trasladaron a lo que se llamaría territorio indio y luego a Oklahoma. [32] Aproximadamente entre 2.500 y 6.000 murieron a lo largo del camino de las lágrimas. Aproximadamente 5,000-6,000 Choctaw permanecieron en Mississippi en 1831 después de los esfuerzos iniciales de remoción. [24] [33] Los Choctaw que optaron por permanecer en el recién formado Mississippi fueron objeto de conflictos legales, acoso e intimidación. Los choctaw "han tenido nuestras viviendas derribadas y quemadas, nuestras cercas destruidas, ganado en nuestros campos y nosotros mismos hemos sido azotados, esposados, encadenados y abusados ​​personalmente, hasta que por tal trato algunos de nuestros mejores hombres han muerto". [33] Los Choctaw en Mississippi fueron posteriormente reformados como la Banda de Indios Choctaw de Mississippi y los Choctaw removidos se convirtieron en la Nación Choctaw de Oklahoma. Los Choctaw fueron los primeros en firmar un tratado de remoción presentado por el gobierno federal. El presidente Andrew Jackson quería negociaciones sólidas con los Choctaw en Mississippi, y los Choctaw parecían mucho más cooperativos de lo que Andrew Jackson había imaginado. Cuando los comisionados y los choctaw llegaron a los acuerdos de negociación, se dijo que Estados Unidos asumiría los gastos de mudanza de sus hogares y que debían ser destituidos dentro de los dos años y medio de la firma del tratado. [34]

Estados Unidos adquirió Florida de España a través del Tratado Adams-Onís y tomó posesión en 1821. En 1832, los Seminoles fueron convocados a una reunión en Payne's Landing en el río Ocklawaha. El Tratado de Desembarco de Payne exigía que los Seminoles se movieran hacia el oeste, si se consideraba que la tierra era adecuada. Debían establecerse en la reserva Creek y formar parte de la tribu Creek, que los consideraba desertores [ se necesita una cita completa ] algunos de los Seminoles se habían derivado de bandas de Creek, pero también de otras tribus. Aquellos de la tribu que alguna vez fueron miembros de bandas creek no deseaban trasladarse al oeste, donde estaban seguros de que se encontrarían con la muerte por dejar la banda principal de indios creek. La delegación de siete jefes que iban a inspeccionar la nueva reserva no salió de Florida hasta octubre de 1832. Después de recorrer la zona durante varios meses y consultar con los Creeks que ya se habían establecido allí, los siete jefes firmaron una declaración el 28 de marzo de 1833, que la nueva tierra era aceptable. A su regreso a Florida, sin embargo, la mayoría de los jefes renunciaron a la declaración, alegando que no la habían firmado, o que se habían visto obligados a firmarla y, en todo caso, que no tenían el poder de decidir por todos. las tribus y bandas que residían en la reserva. Sin embargo, las aldeas en el área del río Apalachicola fueron más fáciles de persuadir y se dirigieron hacia el oeste en 1834. [35] El 28 de diciembre de 1835, un grupo de seminolas y negros emboscaron a una compañía del ejército estadounidense que marchaba desde Fort Brooke en Tampa a Fort King en Ocala, matando a todos menos tres de los 110 soldados del ejército. Esto llegó a conocerse como la Masacre de Dade.

Al darse cuenta de que los Seminola se resistirían a la reubicación, Florida comenzó a prepararse para la guerra. La Milicia de San Agustín solicitó al Departamento de Guerra el préstamo de 500 mosquetes. Se movilizaron quinientos voluntarios bajo el mando de Brig. El general Richard K. Call. Partidas de guerra indias asaltaron granjas y asentamientos, y las familias huyeron a fuertes, grandes ciudades o fuera del territorio por completo. Un grupo de guerra liderado por Osceola capturó un tren de suministros de la milicia de Florida, matando a ocho de sus guardias e hiriendo a otros seis. La mayoría de los bienes incautados fueron recuperados por la milicia en otra pelea unos días después. Las plantaciones de azúcar a lo largo de la costa atlántica al sur de San Agustín fueron destruidas, y muchos de los esclavos de las plantaciones se unieron a los Seminoles. [36]

Otros jefes de guerra como Halleck Tustenuggee, Jumper y Black Seminoles Abraham y John Horse continuaron la resistencia Seminole contra el ejército. La guerra terminó, después de una década completa de combates, en 1842. Se estima que el gobierno de los Estados Unidos gastó alrededor de $ 20,000,000 en la guerra, en ese momento una suma astronómica, e igual a $ 536,344,828 en la actualidad. Muchos indios fueron exiliados por la fuerza a tierras Creek al oeste del Mississippi, otros se retiraron a los Everglades. Al final, el gobierno dejó de intentar subyugar a los seminolas en sus reductos de los Everglades y dejó a menos de 500 seminolas en paz. Otros eruditos afirman que al menos varios cientos de Seminoles permanecieron en los Everglades después de las Guerras Seminole. [37]

Como resultado de las Guerras Seminole, la banda Seminole superviviente de los Everglades afirma ser la única tribu reconocida a nivel federal que nunca renunció a la soberanía ni firmó un tratado de paz con los Estados Unidos.

En general, el pueblo estadounidense tendía a ver la resistencia india como injustificada. Un artículo publicado por el Virginia Enquirer el 26 de enero de 1836, titulado "Las hostilidades de los semínolas", atribuía toda la culpa de la violencia derivada de la resistencia de los semínolas a los propios semínolas. El artículo acusa a los indígenas de no cumplir su palabra, las promesas que supuestamente hicieron en los tratados y negociaciones de la Ley de Remoción de Indígenas. [38]

Después de la guerra de 1812, algunos líderes de Muscogee como William McIntosh firmaron tratados que cedieron más tierras a Georgia. La firma en 1814 del Tratado de Fort Jackson marcó el fin de la nación Creek y de todos los indios del sur. [39] Los líderes de Friendly Creek, como Selocta y Big Warrior, se dirigieron a Sharp Knife (el apodo indio para Andrew Jackson) y le recordaron que mantenían la paz. Sin embargo, Jackson replicó que no "cortaron la garganta (de Tecumseh)" cuando tuvieron la oportunidad, por lo que ahora deben ceder las tierras de Creek. Jackson también ignoró el artículo 9 del Tratado de Gante que restauró la soberanía a los indios y sus naciones.

Jackson abrió esta primera sesión de paz reconociendo débilmente la ayuda de los amistosos Creeks. Hecho eso, se volvió hacia los Palos Rojos y los amonestó por escuchar los malos consejos. Por su crimen, dijo, toda la nación Creek debe pagar. Exigió el equivalente a todos los gastos en que incurrió Estados Unidos para proseguir la guerra, que según sus cálculos llegó a 23.000.000 acres (93.000 km 2) de tierra.

Finalmente, la Confederación Creek promulgó una ley que convirtió las cesiones de tierras en un delito capital. Sin embargo, el 12 de febrero de 1825, McIntosh y otros jefes firmaron el Tratado de Indian Springs, que cedió la mayor parte de las tierras restantes de Creek en Georgia. [40] Después de que el Senado de los Estados Unidos ratificara el tratado, McIntosh fue asesinado el 30 de abril de 1825 por Creeks liderados por Menawa.

El Consejo Nacional Creek, dirigido por Opothle Yohola, protestó ante los Estados Unidos por el hecho de que el Tratado de Indian Springs era fraudulento. El presidente John Quincy Adams se mostró comprensivo y, finalmente, el tratado fue anulado en un nuevo acuerdo, el Tratado de Washington (1826). [41] El historiador R.Douglas Hurt escribió: "Los Creeks habían logrado lo que ninguna nación india había hecho o volvería a hacer: lograr la anulación de un tratado ratificado". [42] Sin embargo, el gobernador George Troup de Georgia ignoró el nuevo tratado y comenzó a expulsar por la fuerza a los indios según los términos del tratado anterior. Al principio, el presidente Adams intentó intervenir con las tropas federales, pero Troup llamó a la milicia y Adams, temeroso de una guerra civil, accedió. Como explicó a sus íntimos, "No vale la pena ir a la guerra por los indios".

Aunque los Creeks habían sido obligados a abandonar Georgia, con muchos Lower Creeks mudándose al territorio indio, todavía había alrededor de 20,000 Upper Creeks viviendo en Alabama. Sin embargo, el estado tomó medidas para abolir los gobiernos tribales y extender las leyes estatales sobre los arroyos. Opothle Yohola apeló a la administración del presidente Andrew Jackson para que le protegiera de Alabama cuando no había ninguno, el Tratado de Cusseta se firmó el 24 de marzo de 1832, que dividió las tierras de Creek en asignaciones individuales. [43] Los arroyos podían vender sus asignaciones y recibir fondos para mudarse al oeste, o quedarse en Alabama y someterse a las leyes estatales. Sin embargo, a los Creeks nunca se les dio una oportunidad justa para cumplir con los términos del tratado. El asentamiento ilegal desenfrenado de sus tierras por parte de los estadounidenses continuó sin cesar y las autoridades federales y estatales no pudieron o no quisieron hacer mucho para detenerlo. Además, como lo detalló recientemente el historiador Billy Winn en su minuciosa crónica de los eventos que llevaron a la remoción, una variedad de esquemas fraudulentos diseñados para estafar a los Creeks de sus asignaciones, muchos de ellos organizados por especuladores que operan en Columbus, Georgia y Montgomery, Alabama, fueron perpetrados tras la firma del Tratado de Cusseta. [44] Una parte de los asediados Creeks, muchos desesperadamente pobres y sintiéndose abusados ​​y oprimidos por sus vecinos estadounidenses, contraatacaron realizando incursiones ocasionales en granjas de la zona y cometiendo otros actos aislados de violencia. Las tensiones crecientes estallaron en una guerra abierta con los Estados Unidos después de la destrucción de la aldea de Roanoke, Georgia, ubicada a lo largo del río Chattahoochee en el límite entre Creek y el territorio estadounidense, en mayo de 1836. Durante la llamada "Guerra de los Creek de 1836" El secretario de Guerra Lewis Cass envió al general Winfield Scott para poner fin a la violencia al trasladar por la fuerza los arroyos al territorio indio al oeste del río Mississippi. Con la Ley de Remoción de Indios de 1830, continuó hasta 1835 y después, como en 1836, más de 15.000 arroyos fueron expulsados ​​de sus tierras por última vez. 3.500 de esos 15.000 creeks no sobrevivieron al viaje a Oklahoma, donde finalmente se establecieron. [23]


Dam cede en Georgia

El 6 de noviembre de 1977, la presa de Toccoa Falls en Georgia cede y 39 personas mueren en la inundación resultante.

Noventa millas al norte de Atlanta, la presa de las cataratas Toccoa (Cherokee para & # x201Cbeautiful & # x201D) fue construida con tierra a través de un cañón en 1887, creando un lago de 55 acres a 180 pies sobre el arroyo Toccoa. En 1911, R.A. Forrest estableció el Christian and Missionary Alliance College a lo largo del arroyo debajo de la presa. Según la leyenda, compró el terreno para el campus de un banquero con los únicos $ 10 dólares que tenía a su nombre, ofreciendo la palabra de Dios de que pagaría los $ 24,990 restantes del precio de compra más tarde.

Sesenta y seis años después, el 5 de noviembre, un bombero voluntario inspeccionó la presa y encontró todo en orden. Sin embargo, pocas horas después, en la madrugada del 6 de noviembre, la presa cedió repentinamente. El agua tronaba por el cañón y el arroyo, acercándose a velocidades de 120 millas por hora.

Aunque hubo un tremendo rugido cuando se rompió la presa, los residentes de la universidad no tuvieron tiempo de evacuar. En cuestión de minutos, toda la comunidad fue golpeada por una ola de agua. Una mujer logró colgarse de un techo arrancado de un edificio y montar la ola de agua por miles de pies. Sin embargo, sus tres hijas no fueron tan afortunadas: estaban entre las 39 personas que perdieron la vida en la inundación.

La primera dama Rosalynn Carter visitó la universidad para ofrecer su apoyo tras la tragedia. Más tarde escribió: & # x201C En lugar de eso, me envolvió la esperanza, el coraje y el amor. & # X201D


Responder a esta pregunta

Ciencia del derecho cívico

¿Qué tribunal sería el primero en decidir sobre los casos de traición contra Estados Unidos? una. tribunal de primera instancia estatal b. corte suprema del estado c. tribunal de distrito federal d. la corte suprema de estados unidos

Estudios Sociales

1. ¿Qué situación se vio afectada dependiendo de si un estado fue admitido como estado libre o esclavo? A: Representación en el congreso B: Número de jueces de la corte suprema C: Cantidad de tierra occidental disponible para el asentamiento D:

Ciencia del derecho cívico

¿Qué tribunal sería el primero en decidir sobre los casos de traición contra Estados Unidos? A. tribunal de primera instancia del estado B. tribunal supremo del estado C. tribunal de distrito federal D. el tribunal supremo de los Estados Unidos

Soc. Estudios

¿Cómo respondió el presidente Jackson al fallo de la Corte Suprema en Worcester v. Georgia de que Georgia no tenía derecho a interferir con los Cherokee? A. Pidió al Congreso que revocara la Ley de Remoción de Indios de 1830. B. Apeló la

Estudios Sociales

unidad 7 Lección 13: Prueba unitaria de educación cívica ¿Qué tribunal sería el primero en decidir sobre los casos de traición a los Estados Unidos? A. tribunal de primera instancia del estado B. tribunal supremo del estado C. tribunal de distrito federal D. el tribunal supremo de los Estados Unidos

Gobierno

¿Cómo revocó Brown v. Board of Education a Plessy v. Ferguson? R. El Tribunal dictaminó que el fallo de Plessy se aplicaba únicamente a las escuelas privadas. B. El Tribunal dictaminó que los sistemas escolares separados para blancos y negros eran inherentemente desiguales.

Gobierno americano

1) ¿cuál de los siguientes describe el papel de la corte suprema en la definición de principios constitucionales? A) la corte suprema juega un papel mínimo en la definición de los principios constitucionales. B) la corte suprema utiliza la revisión judicial como

Historia

¿Cómo tuvo el caso de Gibbons contra Ogden un impacto económico en Estados Unidos en el siglo XIX? La decisión de la Corte Suprema permitió que las leyes estatales anularan las leyes federales cuando entraban en conflicto con respecto a asuntos económicos. El supremo

Historia

Con base en esta decisión de la Corte Suprema, ¿quién decide si la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio es una buena ley? A. los redactores de la Constitución B. el pueblo estadounidense C. la Corte Suprema D. el Congreso

Estudios Sociales

5, cuya declaración explica mejor cómo se resolvió el conflicto sobre la tarifa de 1828 La Corte Suprema de Estados Unidos falló en contra de la tarifa Daniel Webster pronunció un discurso ante el Senado y la tarifa fue derogada Carolina del Sur aprobó la

Estudios Sociales

¿Qué acción se considera a menudo como el intento más serio de socavar la independencia del poder judicial? Un plan del presidente Franklin D. Roosevelt para reorganizar el nombramiento del Tribunal Supremo B de los magistrados del Tribunal Supremo para

Gobierno americano

5. ¿Cuál de las siguientes acciones describe mejor los poderes judiciales en los Estados Unidos? * los jueces de la Corte Suprema promulgan nuevas leyes. * El presidente nombra a los jueces de la Corte Suprema. * Los jueces de la Corte Suprema sirven en sus cargos para


El tratado de Nueva Echota y el rastro de las lágrimas

Sobre 29 de diciembre de 1835, Funcionarios del gobierno de Estados Unidos y unos 500 indios Cherokee que afirmaban representar a su tribu de 16.000 miembros, se reunieron en New Echota, Georgia, y firmaron un tratado. El acuerdo llevó a la expulsión forzosa de los cherokees de sus tierras del sureste al territorio indio al oeste del río Mississippi.

El Tratado de New Echota les dio a los Cherokees $ 5 millones y tierras en la actual Oklahoma a cambio de sus 7 millones de acres de tierra ancestral. Aunque la mayoría de los cherokees se opusieron al tratado, y el jefe principal John Ross escribió una carta al Congreso protestando contra él, el Senado de los Estados Unidos ratificó el documento en marzo de 1836.

Consciente de la falta de apoyo al tratado entre los cherokees, el presidente Martin Van Buren propuso una extensión de dos años para que los cherokees tuvieran tiempo de moverse. Aún así, en mayo de 1838, solo 2.000 cherokees se habían mudado voluntariamente.

Esa primavera, el gobierno federal envió a 7.000 soldados al mando del general Winfield Scott para desalojar a los Cherokees restantes. Construyeron seis fuertes en Carolina del Norte para contener a los indios capturados hasta que pudiera comenzar su forzado viaje hacia el oeste.

La caminata de 1.200 millas, iniciada en octubre de 1838, duró seis meses. En el camino, se estima que entre el 10 y el 25 por ciento de la tribu murió de enfermedad, hambre y agotamiento. Hoy, su ruta se conoce como el Sendero de las Lágrimas.

    del Museo de Historia de Carolina del Norte
  • Los indios Cherokee en NCpedia
  • Recursos sobre la herencia de los nativos americanos de la Biblioteca Estatal de Carolina del Norte

Para obtener más información sobre la historia, el arte y la cultura de Carolina del Norte, visite Recursos culturales en línea. Para recibir estas actualizaciones automáticamente todos los días, asegúrese de suscribirse por correo electrónico utilizando el cuadro de la derecha y síganos en Facebook, Twitter y Pinterest.